Tribuna

¿Preparados para el ‘mobile learning’?

Desde 2011, el e-learning está experimentando un impulso definitivo en España. Al igual que ocurrió en otros países europeos en la pasada década, la empresa española ha tardado en cambiar su paradigma cultural de formación, pero este ya se advierte como definitivo e imparable. Independientemente de su tamaño o actividad, cada vez son más las empresas que demandan formación online; predominando todavía la formación blended, esto es, la combinación entre presencial y online. Cabe ahora preguntarse el porqué de este cambio y, sobre todo, cómo va adaptarse el e-learning a fenómenos tan actuales como la movilidad.

El primer motivo de la apuesta de las empresas por el e-learning, es la necesidad de estas de paliar los hándicaps en formación derivados del contexto laboral actual. Esto es una necesidad imperativa de amortización de recursos, de tiempo disponible y de la combinación de obligaciones laborales y formativas. El segundo motivo es consecuencia del primero y es el alto grado de autonomía que genera este tipo de formación gracias a la flexibilidad horaria para la formación y a la facilidad de acceso a los contenidos desde cualquier punto. Junto a estos, otros dos motivos. Por un lado, el uso de nuevos sistemas de información, conocidos como web 2.0, y por otro, una menor inversión, así como una amortización más rápida y un retorno mucho más medible. Cuatro elementos clave por los que las empresas españolas se hayan volcado en el e-learning a los que hay que añadir un quinto: la llegada del HTML5 como primera respuesta de emergencia a la creciente demanda de movilidad.

El primer motivo de las empresas para apostar por el ‘e-learning’ es paliar hándicaps en formación

Aun a sabiendas de que no es un estándar maduro todavía con brechas por solucionar, el sector del e-learning ha realizado un esfuerzo por implantar HTML5 para proporcionar al creador de contenidos una solución que responda a las necesidades actuales. En efecto, cada vez más centros de enseñanza y departamentos de formación requieren proporcionar a sus alumnos y empleados un aprendizaje online que pueda ser seguido desde tabletas o teléfonos inteligentes y, aunque incompleto, el HTML5 proporciona una salida satisfactoria a corto plazo con rendimiento a largo plazo, con una previsión de implantación extensiva en los próximos años.

Aun así, HTML5 presenta todavía algunos inconvenientes, como la dependencia del navegador para el comportamiento, la ausencia de precarga (streaming) y la incertidumbre sobre las partes no validadas de la tecnología. Sin embargo, estas se ven ampliamente superadas por sus ventajas: su filosofía de estándar y, por tanto, de software libre, la ausencia de plug-ins, la carga página a página y su accesibilidad. Ante este panorama, los primeros desarrolladores de herramientas para el e-learning han implantado ya sus soluciones incorporando HTML5.

Pero, ¿y el formador? ¿Cómo cambia esta nueva tecnología su labor?

Pero, ¿y el formador? ¿Cómo cambia esta nueva tecnología su labor? ¿Qué aspectos debe tener en cuenta este a la hora de crear contenidos compatibles con la movilidad? Creemos que el productor de contenidos deberá crear formatos pensados para ser apreciados desde pantallas más pequeñas y manipuladas táctilmente. El mouse cede el protagonismo al dedo índice. Los nuevos contenidos en HTML5 deben dar prioridad máxima al texto y evitar los menús. En este escenario, el cuerpo estándar de texto pasa de 11 a 20 puntos para una mejor visualización y los textos exigen un esfuerzo superior de simplicidad y concreción: es necesario concentrar en una sola frase la información a emitir para orientar en un solo vistazo al alumno. Por último, los nuevos contenidos deberán estar determinados por el principio de navegación simple (navegación más lineal, sin menús y mayor definición de los botones de navegación), deberán evitar el 3D, etc.

Y para acabar, un dato. El organismo internacional de estandarización W3C prevé certificar el HTML5 como estándar en 2014, mientras que la proyección del gabinete de investigación IDC augura una fulgurante implantación. Según su proyección, en 2016 esta tecnología copará el 85% del mercado y el actual estándar Flash quedará en un residual 15%, cuando en la actualidad la presencia de ambas tecnologías en el mercado es exactamente la opuesta: 14% para HTML5 y 86% para Flash. Si más allá del e-learning parece que las empresas ya apuestan por el mobile learning para la formación de sus equipos, falta ver ahora en qué sistema se desarrollará y si se cumplen las previsiones.

Álvaro Martín y Patricia López son responsables de e-doceo en España.

Normas