Traslada su pésame por la muerte de Thatcher

Rajoy presentará las nuevas reformas estructurales el día 26

Reconoce que ha tenido que tomar decisiones duras y complejas

Pide la UE actuar de manera rápida para atajar los problemas

Señala la existencia de efectos positivos en la economía

El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, saluda a los fotógrafos a su llegada a la Cumbre de la Unión Europea en Bruselas (Bélgica). EFEArchivo
El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, saluda a los fotógrafos a su llegada a la Cumbre de la Unión Europea en Bruselas (Bélgica). EFE/Archivo EFE

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha comenzado su comparecencia ante los medios trasladando el pésame por la muerte de la exprimera ministra británica Margaret Thatcher, a quien ha calificado como una “auténtica referente en la historia política europea del siglo XX”.

En un principio estaba previsto que comparecieran de manera conjunta el jefe del Ejecutivo y el primer minsitro británico, David Cameron, para explicar los asuntos abordados durante la reunión, entre los que se hallaban la reforma de Unión Europea. Sin embargo, el fallecimiento de Thatcher ha obligado al dirigente británico ha suspender los actos previstos.

El presidente del Gobierno ha indicado que el próximo 26 de abril el Ejecutivo presentará su nuevo plan de reformas estructurales que permitirá que en 2014 haya crecimiento económico y creación de empleo. Rajoy ha reconocido que su equipo ha tenido que tomar decisiones "duras, complejas que incluso no estaban contenidas en su programa electoral". El presidente se ha comprometido a hacer todo aquello que sea preciso para retornar a la senda del crecimiento y crear empleo. Asimismo, ha aprovechado la ocasión para señalar que pese a que no se aprecien los signos de mejora de la economía, estos están ahí.

El presidente ha realizado hincapié en la balanza comercial señalando que a día de hoy "exportamos más de lo que importamos", evidencia de la "mejora de la competividad de la economía española". Además del superávit por cuenta corriente Rajoy ha indicado la recuperación de la confianza de los inversores extranjeros, dispuestos a comprar deuda española. No obstante, aunque se hayan producido avances, reconoce que sus efectos "aún no están llegando a las personas”.

En medio de la tormenta que vive la eurozona después de las dudas que sigue despertando el rescate a Chipre, la ingobernabilidad de Italia y la decisión del Tribunal Constitucional portugués de anular los recortes de las pagas a funcionarios y pensionistas, Rajoy ha reclamado a la Unión Europea actuar de manera rápida y urgente para ayudar a los estados miembros. En este sentido, el presidente ha reclamado que el BCE disponga de herramientas como las que tiene a su alcance el Banco de Japón o la Fed. En este sentido ha dicho que el BCE ha hecho un esfuerzo en los últimos meses que hay que reconocer, pero ha precisado: “En Europa, entre todos debemos plantearnos si debe tener las mismas competencias que el resto de bancos centrales del mundo o mantener las que tiene ahora”.

Rajoy recordó que en febrero de 2012 algunos países de la UE, entre los que se encontraba España, remitieron al Consejo y a la Comisión Europea una carta, en la que se apostaba por avanzar en la ampliación del mercado único y en acabar con las “actuales dificultades de financiación que tienen muchos países”. Aún así, afirmó que España se está financiando hoy “mucho mejor” que el pasado año, e incluso indicó que la rentabilidad del bono a dos años es inferior a la que existía en 2010.

 

 

 

 

 

Normas