Escasos recursos para dar liquidez a las preferentes

El patrimonio del FGD previo a la derrama ronda los 1.000 millones

La banca no hará su nueva aportación hasta enero de 2014

El fondo podría reforzar sus recursos este año con una emisión de deuda

Sede central de Catalunya Bank en Barcelona.
Sede central de Catalunya Bank en Barcelona. REUTERS

La banca sin ayudas públicas acaba de encajar una nueva factura en el largo proceso de reestructuración del sistema financiero español. Deberá asumir una nueva derrama, de entre 1.500 y 2.000 millones de euros, para dar liquidez a las preferentes de Novagalicia y Catalunya Banc. Y esta aportación será determinante para evitar que el patrimonio del Fondo de Garantía de Depósitos vuelva a quedar en números rojos, como ya sucedió en 2011.

Fuentes financieras señalan que el patrimonio del FGD previo a la derrama que asumirá la banca es de apenas 1.000 millones de euros, una cuantía con la que se cubriría de forma ajustada la liquidez necesaria para completar el canje de preferentes y subordinada. Aún no hay fecha prevista para que los tenedores de híbridos de Catalunya Banc y Novagalicia reciban la liquidez por las acciones que les corresponderán tras el canje, si bien en el sector confían en que el proceso pueda cerrarse antes del verano. Y en tal caso, serán los actuales recursos de los que dispone el Fondo de Garantía de Depósitos los que den respuesta a esas necesidades de liquidez, puesto que los bancos no comenzarán a pagar la nueva derrama que se les reclama hasta enero de 2014. Será el momento de abonar un primer tramo por el 40% del total, mientras que el 60% restante se abonará en un plazo de siete años.

Novagalicia y Catalunya Banc suman en conjunto preferentes y subordinadas por un total de 3.500 millones de euros. Sin embargo, la cuantía a la que el FGD deberá dar liquidez será muy inferior.En primer lugar, estos híbridos deberán asumir una fuerte quita para las preferentes, del 43% para las de Novagalicia y del 61% para las de Catalunya Banc, tras lo que los respectivos volúmenes emitidos en estos productos se reducen a 514 y 199 millones de euros. Los 870 millones de deuda subordinada con vencimiento de Novagalicia encajarán una quita del 22%, que será del 15% en el caso de Catalunya Banc.

Así, una vez aplicadas todas las quitas, el volumen de híbridos de ambas entidades se reduce a 2.420 millones de euros. Una cuantía a la que, con sus recursos actuales, el FGD no podría ni mucho menos dar liquidez al cien por cien. Sin embargo, el volumen total y definitivo al que proporcionar liquidez depende aún de varios factores. Por un lado, y con el fin de facilitar esa liquidez, el FGD recomprará las acciones de Novagalicia y Catalunya Banc que resulten del canje de híbridos previsiblemente con descuento, lo que supondrá una segunda pérdida para los titulares. Además, ambas entidades han abierto procesos de arbitraje con los que los titulares de preferentes pueden llegar a recuperar toda su inversión, siempre que se demuestre que hubo mala praxis en la comercialización. Así, Novagalicia ha devuelto ya 276 millones de euros como consecuencia de laudos favorables, mientras que Catalunya Banc estima que un tercio de los titulares de preferentes recuperarán su inversión gracias al arbitraje al final de todo el proceso. Y en este caso, son las entidades las que asumen contra sus recursos propios el impacto de estas devoluciones.

Aun así, y a la vista de que los recursos con que cuenta el FGD para afrontar los canjes de preferentes son escasos, el fondo también cuenta con la posibilidad de emitir deuda, una facultad que quedó establecida en 2011 y a la que se podría recurrir este año, señalan fuentes financieras.

Nuevos compromisos en 2014

A consecuencia de la crisis financiera, el FGD ha ido asumiendo nuevas atribuciones además de la elemental de garantizar los ahorros inferiores a 100.000 euros por titular y entidad. Los recursos del FGD han sido el reclamo con el que resolver las subastas de CAM, Unnim y Banco de Valencia, en las que los compradores se benefician de un esquema de protección de activos a cargo del fondo.

Así, Sabadell tiene cubiertos con este esquema 24.600 millones de euros de activos problemáticos de CAM, con provisiones constituidas por el FROB de 3.882 millones de euros que aún no se han consumido pero que se agotarán ya el próximo año, según prevé la entidad. Será entonces cuando se active el esquema de protección con cargo al FGD. Sabadell calcula una pérdida esperada para el conjunto de esos créditos de entre el 40% y el 50% de modo que, una vez agotadas las provisiones, el coste que tendría que asumir el FGD a cuenta de la CAM oscilaría entre los 6.000 y 7.000 millones de euros, en un plazo de diez años. Una cuenta que empezará a correr en 2014.

BBVA se adjudicó Unnim con otro esquema de protección de activos –aún sin activar– para cubrir créditos de 7.360 millones. Consumidas provisiones por 1.330 millones, el FGD asume el 80% de las pérdidas durante 10 años. Y CaixaBanc cuenta también con la protección del FGD para créditos de Banco de Valencia.

Normas