Editorial

Empujón para la vivienda

España cuenta en estos momentos con un parque global de 26 millones de viviendas, de las cuales 15 millones suman más de 30 años y 6 millones tienen más 50 años de antigüedad. Un parque, en definitiva, con una edad media elevada, y al que se une una peculiaridad adicional: la mayoría de las viviendas están en régimen de propiedad, dado que el alquiler está restringido a tan solo el 17% de los casos. Cómo cambiar estas dos características está en la base del conjunto de medidas adoptadas por el Consejo de Ministros, que, a la vez, van destinadas a tratar de reactivar el mercado inmobiliario. El ya conocido como Plan PIVE para viviendas contiene medidas para reforzar las rehabilitación de inmuebles, para hacer más sencillo el acceso al alquiler y para impulsar la eficiencia energética en los pisos. Para ello, cuenta con una inversión de 2.500 millones, lo que, según los cálculos del Ministerio de Fomento, puede generar unos 105.000 empleos directos y beneficiar a alrededor de 133.000 personas, con preferencia para aquellas que hayan sido desahuciadas. El ambicioso plan que ha definido el equipo que dirige Ana Pastor tiene ante sí el complejo reto de tratar de poner en marcha un mercado que aún no se ha levantado tras el mazazo que supuso el estallido de la burbuja inmobiliaria.

 

 

Normas