Retos para el sector turístico

El difícil reto de ganar turistas "gastones"

China desbanca a Alemania como el mercado con mayor gasto turístico

Entre los emergentes, España tan solo han crecido con fuerza en Rusia

El difícil reto de ganar turistas "gastones" Ampliar foto

La Unión Europea ha sido el refugio preferido de las empresas exportadoras españolas en épocas de crisis y también ha servido para mantener los destinos vacacionales repletos sin necesidad de buscar visitantes en lugares más remotos. La crisis iniciada en 2007 ha roto todos los paradigmas: la zona euro ha pasado ya por una doble recesión y la crisis de la deuda ha dejado a todos los países, excepto Alemania, tocados por un largo período de tiempo. Ante ese panorama, las empresas optaron hace cinco años por buscar otros mercados a los que dirigir sus ventas. En 2007, la UE recibía el 69,1% de las exportaciones, mientras que en 2012, esa cifra descendió hasta los 62,8%. Ese mismo proceso se ha repetido en el caso de los turistas, aunque no con la misma intensidad (los visitantes europeos siguen representado el 80% del total), lo que ha dejado a los destinos turísticos españoles con el pie cambiado en mitad de la tormenta perfecta.

Los últimos datos de la Organización Mundial de Turismo (OMT), correspondientes a 2012, así lo avalan: Alemania ha dejado de ser el mercado turístico que más gasta, con una caída anual del 2,5%, y ha sido sobrepasada por China, con un espectacular crecimiento del 40% en solo un año. Los visitantes chinos gastaron 79.500 millones de euros en sus desplazamientos turísticos, mientras que los alemanes se dejaron 65.370 millones, tan solo 80 más que EE UU, que también avanzó un 9%.

China es solo la punta del iceberg. Detrás vienen Rusia, Canadá, Australia, Singapur y Brasil, cuyos turistas han incrementado su gasto con fuerza en los dos últimos ejercicios. Todo lo contrario que Reino Unido, Francia o Italia, los principales emisores de España, cuyo consumo o se ha estancado o ha caído con fuerza.

Ninguna de esas naciones emergentes figura entre los diez principales mercados emisores de turistas a España, lo que obliga al Ejecutivo a redoblar sus esfuerzos para tratar de captar visitantes de destinos lejanos. Una tarea compleja de por sí y que las estrecheces presupuestarias complican aún más. El único mercado emergente en el que se ha ganada cuota de forma importante ha sido el ruso, del que llegaron 1,2 millones el pasado ejercicio, lo que supone un 2% del total y el doble de los visitantes registrados en 2008. El resto o no ha cambiado o no aparece en la lista de los quince principales emisores. EEUU envía 1,2 millones de turistas, la misma cifra que en 2008, China ni aparece y Brasil y Canadá han crecido con fuerza, aunque entre ambas apenas suman 650.000 visitantes, un 1,1% del total.

El obstáculo añadido de los impuestos y las tasas

El abultado déficit de la economía española y la amenaza de rescate ha obligado a realizar una política de recortes en dos direcciones: ajuste de gasto y subida de impuestos. Ninguna actividad se ha librado de la austeridad y el turismo no ha sido menos. El IVA que grava las actividades turísticas se ha incrementado progresivamente hasta el 10%, un nivel mucho más elevado que sus directos competidores europeos (Francia tiene un tipo del 7% e Italia un 8%), lo que puede ser un obstáculo añadido para atraer turistas de destinos emergentes. Una desventaja que puede verse incrementada si el Ejecutivo se ve tentado, como en anteriores ocasiones, a subir el tipo del IVA que grava a hoteles o restaurantes. Por si fuera poco, el fuerte aumento de tasas aéreas (un 113% en Madrid o un 108% en Barcelona entre 2008 y 2011) resta competitividad frente a otros destinos de sol y playa, como Egipto o Turquía, con niveles mucho más bajos.

Normas