Breakingviews

El rubor de Apple

Tim Cook, director ejecutivo de Apple, se está habituando a pedir disculpas. La última, en China, le ha valido perder el respeto. Las redes sociales sugieren que a los compradores de iPhone, iPad y ordenadores Mac no les influencia la que ven como una crítica de los medios orquestada por el Estado, pero la excusa del gigante tecnológico es ungüento barato para la gran masa de futuros compradores de los productos de la compañía.

El último acto de contrición de Cook fue hace seis meses sobre el pobre rendimiento de la aplicación Apple Maps. Después, colgada en la página web de la compañía en China, fue la respuesta a las críticas de los medios sobre las garantías y su servicio de atención al cliente, que comenzaron cuando la estatal Televisión Central China puso a Apple como ejemplo de malas prácticas corporativas. El ataque no destapa muchos casos de abusos, pero implica que Apple no trata tan bien a los consumidores chinos como a los americanos.

El mensaje entre líneas podría ser una amenaza política a la gran compañía que gana mucho dinero vendiendo productos muy populares que se montan en China, así como mostrar una relativa estrechez económica, como la de Foxconn. Puede reflejar la extendida sensibilidad al insulto que supone para un número cada vez mayor y más poderoso de ciudadanos verse tratados como de segunda clase por las multinacionales. Incluso puede ser algo planeado para aupar a las empresas domésticas rivales como ZTE o Huawei –sobre todo con la crítica sobre seguridad de la última en EE UU–. Cualquiera que sea la motivación real, la vaguedad de las alegaciones ha hecho que Apple ceda más fácilmente. El texto de la disculpa va más en la línea de arrepentirse de los malentendidos que en sugerir algún gran cambio, a pesar de que la compañía dijo que iba a revisar las garantías de algunos iPhone. Y con ello consigue el doble objetivo de hacer a Apple menos arrogante y evita una guerra de declaraciones con el sistema chino, que fue el segundo mayor mercado para Apple en el último cuarto del 2012 –con un 13% de las ventas totales– y que se puede convertir en el mayor. Además, Apple ya ha forjado un acuerdo con China Mobile, con 720 millones de consumidores. Con el precio de sus acciones hundiéndose, Cook necesita activamente evitar problemas en este brillante y creciente mercado.

Normas
Entra en El País para participar