Nuevo sistema de financiación autonómica

Madrid pide a Montoro que premie a las regiones que cumplan el déficit

Plantea un decálogo de reivindicaciones “compatibles” con las demandas catalanas

Exige un nuevo reparto del IVA y otros impuestos

La comparecencia del consejero madrileño estuvo precedida de mucho morbo, teniendo en cuenta que se producía solo una semana después de que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, se reuniera en secreto con el presidente catalán, Artur Mas. En ese encuentro, el máximo mandatario de Cataluña le transmitió a Rajoy la asfixia económica que sufre Cataluña y le urgió a aprobar medidas de liquidez de forma urgente y un nuevo modelo de financiación que reconozca el verdadero peso de la economía catalana en la española. Ese mensaje, sin embargo, fue interpretado como un ofrecimiento para pactar un modelo a medida, a cambio de la renuncia a la consulta soberanista.

Una de las comunidades que así lo deslizó fue Madrid. Sin embargo, el consejero de Economía evitó ayer el choque directo con Cataluña y centró su intervención en presentar un decálogo para el nuevo sistema de financiación autonómica, que debería entrar en vigor el 1 de enero de 2014 y que en su opinión “es bueno para el resto de comunidades y compatible con las demandas catalanas”.

La propuesta, presentada en un desayuno informativo en la Asociación de Periodistas de Información Económica (APIE), debe nacer, según Ossorio, “de la negociación multilateral en el Consejo de Política Fiscal y Financiera, debe ser claro y transparente, sin incertidumbres en su aplicación y sin retorcimientos estadísticos que afectan a Madrid y otras regiones”.

El consejero de Economía se detuvo en ese último punto, al acusar a Hacienda de realizar “retorcimientos estadísticos para que Madrid no ganara lo mismo que Cataluña”. Entre esos cálculos destacó el gasto en dependencia, el sistema de financiación de la sanidad, el fondo de competitividad para igualar la financiación por habitante y la limitación de la capacidad fiscal. “El decrecimiento de los ingresos del Estado para esta región asciende a 1.000 millones de euros”, resaltó.

Reparto de impuestos

Madrid considera que el modelo debe aportar recursos “suficientes” para que las comunidades presten eficientemente los servicios a los ciudadanos y tiene que calcular “con criterios justos y equitativos” los fondos que recibe cada una de ellas, atendiendo, por ejemplo, a la población real y no a la ajustada que ha hecho “que en Madrid 600.000 habitantes no estén financiados por la sanidad”.

Ossorio también reclamó en su decálogo un sistema “claro y actualizado” de reparto del IVA y de los impuestos especiales, y brindó como principal novedad “premiar” a las comunidades que cumplen con el déficit, que hacen políticas de austeridad y que consiguen mayor desarrollo económico.

“Hasta ahora, las decisiones del Consejo de Política Fiscal han sido para favorecer a las regiones con mayores problemas económicos, pero ha llegado el momento de que las comunidades que cumplimos tengamos alguna ventaja”, sentenció. El consejero de Economía también propuso que se preserve la solidaridad entre los territorios, pero que, al mismo tiempo, se evite que las autonomías que más aporten al modelo “sean las más pobres desde el punto de vista de la financiación”.

Normas