El Gobierno había anunciado un desfase del 6,74%

Bruselas eleva el déficit de 2012 al 6,98%

La oficina estadística europea obliga a modificar la forma de contabilizar las devoluciones fiscales

Hacienda retrasó el reembolso de impuestos en 2012

Marta Fernandez Curras-secretaria de Estado de Presupuestos.
Marta Fernandez Curras-secretaria de Estado de Presupuestos.

La secretaria de Estado de Presupuestos, Marta Fernández Currás, ha anunciado hoy que Eurostat ha obligado al Gobierno a elevar la cifra de déficit de 2012 al 6,98% del PIB frente al 6,74% anunciado previamente. La oficina estadística europea ha impuesto un cambio metodológico que afecta a las devoluciones fiscales.

La Agencia Tributaria postergó a 2013 reembolsos impositivos que en condiciones normales hubiera pagado en el año 2012. Ello permitió mejorar la cifra de déficit. El Ejecutivo reconoció ese retraso y lo justificó por el mayor control para evitar el fraude.

Sin embargo, esta misma semana, Eurostat instó al Gobierno a modificar la metodología de imputación de las devoluciones tributarias, lo que obliga a revisar el dato de 2012 y también los anteriores hasta 1995, año en que se puso marcha el plan contable de la UE (SEC-95). Así, el año pasado, el déficit alcanzó los 73.298 frente a los 70.822 millones anunciado por Montoro. Dicho de otra forma, Eurostat ha elevado en 2.476 millones los números rojos.

Este incremento deberá imputarse en su mayor parte a la Administración central y afecta de forma mínima, en palabras de Currás, "a alguna comunidad autónoma". Así, el déficit del Estado central quedará en el 4% en lugar del 3,83% anunciado. 

Fuentes de Hacienda criticaron el proceder de Eurostat, quien avisó al Gobierno que debía llevar a cabo este cambio metodológico esta semana, lo que ha obligado al Ejecutivo a trabajar contrarreloj para enviar la nueva cifra de déficit hoy, cuando concluye el plazo para informar a Bruselas del desfase registrado en 2012.

¿Qué ha cambiado Eurostat?

"Una conmoción". Así ha definido un alto cargo de Hacienda el cambio metodológico. Actualmente, cuando una empresa solicita una devolución fiscal, la Agencia Tributaria tiene seis meses de plazo para devolverla. Por ejemplo, la fecha límite para presentar la declaración del impuesto sobre sociedades es el 25 de julio y, por lo tanto, la Agencia Tributaria tiene hasta el 25 de enero del ejercicio siguiente para aprobar los reembolsos. En términos de contabilidad nacional, la devolución se imputa en el momento en que la Agencia Tributaria confirma que existe el derecho al reembolso solicitado por el contribuyente. El Ejecutivo optó por dejar para enero de 2013 el reconocimiento de devoluciones que, en condiciones normales, hubiera abonado en 2012. Una decisión que permitió mejorar la cifra de déficit.

Ahora, Eurostat ha rechazado esta forma de proceder y obliga que las devoluciones solicitadas en un ejercicio se imputen ese mismo año. ¿Significa eso que Hacienda ya no podrá postergar al ejercicio siguiente devoluciones solicitadas en el año en curso? No. La Agencia Tributaria deberá realizar una estimación del importe de las devoluciones que, tras finalizar el año, han quedado pendientes e imputarlas en ese ejercicio. Con ello, se impide que el Ejecutivo pueda demorar el pago de impuestos para reducir el déficit.

Fuentes de Hacienda rechazan que el cambio metodológico impuesto por Eurostat sea una respuesta al retraso en las devoluciones registrado en 2012. Por otra parte, descartan que el incremento del déficit real del año pasado obligue a aprobar nuevos ajustes. De hecho, la demora en los reembolsos fiscales mejoró las cuentas de 2012 a costa de empeorar las de 2013, donde en enero se dispararon las devoluciones. Es decir, el cambio metodológico ha elevado en 2.500 millones los números rojos de 2012 que, con la anterior forma de cálculo, se hubieran imputado a este ejercicio.

Normas