Se recupera de una pérdida inicial del 16%

Bankia sucumbe a la volatilidad

La acción cotiza a 0,123 euros

El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri.
El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri. EFE

La acción de Bankia no descansa. El valor ha llegado a perder un 16% en el mercado continuo, aunque luego se ha recuperado y cotiza con un alza del 2,7%. La acción sufrió  en la jornada de ayer un derrumbe del 41%.

La acción se sitúa a media mañana en 0,15 euros, frente a los 0,013 euros que pagará el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB). Ese precio es un 95% inferior al cierre del viernes.

El pasado viernes, el FROB redujo el valor nominal de la acción de Bankia de 2 euros a un céntimo, para realizar después una ampliación de capital de 15.540 millones de euros con la que recapitalizar la entidad, un proceso que estará finalizado antes del 31 de mayo próximo.

Además, ha establecido una quita media del 38% para las participaciones preferentes de Bankia y del 36 % para la deuda subordinada perpetua; los tenedores de deuda subordinada con vencimiento tendrán un recorte medio estimado del 13%.

Los titulares minoristas de preferentes de Bankia recibirán títulos de una entidad que, tras el plan de recapitalización, se negociarán en el mercado y podrán venderlos o intentar entrar en un proceso de arbitraje, posibilidad esta última sólo abierta a los inversores minoristas.

“Mientras que el proceso de reestructuración que sufre la entidad no finalice y consigamos ver algún atisbo de mejora, desaconsejamos la operativa en dicho valor”, ha indicado el analista de XTB Javier Urones

El experto ha explicado que la valoración del FROB “no pasa desapercibida para las agencias de calificación que se apresuran a rebajar sus calificaciones sobre la entidad financiera”. En este sentido, apunta a Standard & Poors, que ha sido la primera que ha situado la deuda a largo de la entidad en el nivel BB- con perspectiva negativa.

Por su parte, el analista de IG Markets Daniel Pingarrón ha destacado que “no era muy lógico que el valor cotizara entre 25 y 30 céntimos, cuando ya se sabía que la Comisión Europea quería una valoración de un céntimo”.

“Hasta que el valor se estabilice, los bandazos van a ser enormes, de doble dígito, y no se van a poder sacar grandes conclusiones, pero es probable pensar en una estabilización por debajo de los 10 céntimos”, ha concluido Pingarrón.

Normas