Juan Sanabria, presidente de Philips Ibérica

“El impago afecta al prestigio como país”

“El impago afecta al prestigio como país”

Ejerce como presidente de Philips Ibérica desde hace menos de un año. Juan Sanabria (Madrid, 1966), es licenciado en Administración y Dirección de Empresas y ha completado su formación en las escuelas de negocios Essec en Francia y Wharton en Estados Unidos. Lleva desde 1995 en la multinacional holandesa.

Pregunta. ¿Por qué tecnologías está apostando su compañía?

respuesta. Philips apuesta especialmente fuerte por dos aspectos del sistema sanitario relacionados con la tecnología: el cuidado de la salud en el hogar y las tecnologías que reduzcan el coste de las intervenciones a la vez que benefician a la salud del paciente. El proyecto Del hospital al hogar, que iniciamos el año pasado junto al Gobierno vasco, pretende identificar los actores relevantes en esta transición.

P. ¿Qué tecnologías habrá próximamente que ahora no se usen?

r. En general, creemos en las tecnologías híbridas de diagnóstico por imagen y específicamente en terapia e intervenciones guiadas por imagen.

P. ¿Cómo está afectando a Philips el impago de las Administraciones?

r. Indudablemente, el impago de las Administraciones públicas es un problema para cualquier empresa, y también para filiales de empresas multinacionales, ya que el impacto negativo no solo es en nuestra cuenta de resultados, sino también en nuestro prestigio y credibilidad como país. Esta situación, que se alivió hace unos meses con el pago de la deuda pendiente, que en su momento llegó a ser de unos 100 millones de euros, está volviendo a agravarse, con varios meses de demora.

P. ¿Está paralizada la compra de tecnologías en los hospitales públicos?

r. La compra de tecnología, sin estar totalmente paralizada, está sufriendo una reducción dramática. Calculamos que en algunos ámbitos, como el de las tecnologías de imagen, la reducción es superior al 50%.

P. ¿Qué alternativas tienen para incorporar las tecnologías?

r. Creemos que es imprescindible, en cualquier caso, que la Administración entienda que la incorporación de tecnología avanzada es beneficiosa para el paciente y además conlleva eficiencia. Ya desde hace años hemos apostado por trabajar con las autoridades bajo el modelo de socio tecnológico. En la actualidad existen modelos de riesgo compartido que permiten compatibilizar la inversión.

P. ¿Hay peligro de obsolescencia de los equipos?

r. La antigüedad del parque instalado en España, en ciertas áreas y modalidades, ya dobla la de otros países europeos. Como consecuencia, el nivel tecnológico y, en paralelo, las prestaciones y calidad de los resultados se van degradando.

Normas