La información geográfica en secreto de estado en el país

Problemas para Coca Cola en China por uso ilegal de datos geográficos

La firma figura en una lista de 21 firmas investigadas por el gobierno local

La multinacional Coca Cola está siendo investigada en China por presunto “uso ilegal de información confidencial” al utilizar mapas geográficos y GPS en un país donde esta información es altamente sensible y secreto de Estado, aunque la firma argumentó hoy que solo usa datos públicos.

La empresa de Atlanta (EEUU) figura en una lista de 21 firmas investigadas por el Buró de Cartografía de Yunnan (provincia del sur de China), según se señaló en una nota oficial del gobierno local publicada en diversos medios chinos.

El origen de la investigación parece estar en el uso de aparatos de posicionamiento global GPS por parte de responsables de Coca Cola con fines logísticos y de mercado, algo sensible en un país donde el Gobierno tiene el monopolio de la elaboración de mapas y la recolección de datos geográficos.

A ello se añade el hecho de que Yunnan es una zona fronteriza (con Laos y Birmania), lo que aumenta la sensibilidad de esta información, además de que el GPS, sistema estadounidense, está intentando ser sustituido en China por su versión local, el “Beidou” (“Brújula”, que usa satélites espaciales chinos).

En un comunicado enviado a Efe, la filial china de Coca Cola admitió que sus plantas embotelladoras conducen “actividades logísticas” que incluyen “uso de mapas digitales y sistemas de localización” con el fin de “mejorar nuestros niveles de servicio y aumentar la eficiencia”.

Aseguró, sin embargo, que se trata de datos “accesibles en China con fines comerciales, a través de suministradores locales” y afirmó que en todo caso sus plantas en el país asiático cooperan con las autoridades locales “para asegurar que los sistemas logísticos cumplen completamente la regulación actual”.

En años recientes, las autoridades del país asiático se enfrentaron a Google por este mismo motivo, al negar la autorización a la firma tecnológica para lanzar servicios de mapas online en territorio chino.

Además, el conflicto surge en un momento de acusaciones mutuas de espionaje cibernético de información empresarial entre Washington y Pekín.

Otros analistas apuntan a cierta tensión reciente entre Coca Cola, firma que entró en China en 1979, y las autoridades chinas, como se vio también en el cierre en febrero de una planta embotelladora en el norte del país por presuntos problemas medioambientales.

La firma estadounidense intentó en 2009 comprar la principal compañía de zumos de China, Huiyuan, pero Pekín prohibió esta operación en aplicación de la Ley Antimonopolio, que acababa de ser aprobada entonces.

Normas