Breakingviews

El Titánic de Suez

Los Hermanos Musulmanes necesitan ayuda urgente para arreglar las finanzas de Egipto. El país se encuentra paralizado por la escasez, y las opciones para atraer ayuda se reducen. Un reciente fallo judicial ha supuesto que no hay certeza sobre la fecha de las elecciones. El Cairo es un tentador desastre financiero y social a medida que el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional se retrasa. Doha fue el principal donante del país en los últimos dos años, con más de 5.000 millones de dólares en ayudas. Pero no está dispuesta a ofrecer más fondos. Egipto podría solicitar ayuda bilateral de Arabia Saudita, Turquía o incluso Irak. Sin ayuda externa y las reservas internacionales en apenas 13.500 millones, el país podría estar a tan sólo dos meses de una verdadera balanza de pagos de crisis.

 

El problema es que la financiación es ahora insuficiente para que el país funcione o para contener la frustración pública. El gobierno está atrapado en un círculo vicioso. Mientras la economía no cree puestos de trabajo, el panorama político se hará cada vez más difícil. A los egipcios no les gusta el FMI, pero la inacción está resultando peor. Egipto está considerando un préstamo puente del FMI como una medida provisional. Esto liberaría sólo 750 millones de dólares y es una mala alternativa a un acuerdo completo, pero podría proporcionar cierta confianza en que un programa serio no esté muy lejos. La Hermandad no ha demostrado la sabiduría financiera que se le atribuía cuando llegó al poder. Con una oposición política débil, la alternativa sería el regreso de los militares y un paso atrás para la democracia. El gobierno tiene que encontrar una manera de poner el país por delante de las urnas.

Normas