La prima española, en 324,7 puntos

El diferencial entre la deuda de España e Italia se estrecha a 12 puntos

La brecha entre ambas se reduce al mínimo desde julio del año pasado.

La prima de riesgo española se acerca a los 320 puntos.

La incertidumbre política en Italia está pasando factura a su deuda después de que se celebraran las elecciones hace dos semanas y está estrechando la horquilla que hay entre las primas de riesgo España e Italia, ambas periféricas. El apetito por el riesgo de los inversores está beneficiando a España, en perjuicio de Italia, que está muy cerca de perder toda la ventaja comparativa que había logrado frente a la deuda española tras la llegada de Mario Monti al poder.

El inicio del gobierno tecnócrata en Italia supuso un punto de inflexión para su deuda soberana, sobre la que la que los inversores fueron reduciendo paulatinamente su castigo hasta el punto de que a principios de marzo de 2012 se invirtieron las tornas. A partir de entonces el mercado penalizó en mayor medida a la deuda española frente a la italiana, con una diferencia que llegó a superar los 100 puntos básicos en julio del año pasado y que hasta ahora no había estado tan cerca de evaporarse.

El diferencial de España con Alemania está en 324 puntos básicos mientras que el italiano ronda los 312 puntos. Esta horquilla lleva varias jornadas estrechándose y las distancias se acortan un día más después de que el pasado viernes la agencia de calificación crediticia Fitch anunciara una rebaja, en más de un escalón, de la nota de la deuda italiana.

 “Creemos que la decisión ha venido motivada por la difícil formación de Gobierno que hace peligrar la continuidad de las reformas estructurales. Y lo más importantes es que la decisión es un aviso a navegantes de que independientemente de quién gobierne en Italia no pueden menospreciar al mercado. Nosotros seguimos pensando que Italia, al igual que España, Portugal e Irlanda, estará gobernada por la prima de riesgo”, explica Miguel Paz, de Unicorp_Patrimonio.

 El resultado de las elecciones en Italia está pasando factura a la confianza y credibilidad que los inversores tienen sobre el país transalpino. La prima de riesgo italiana ha subido desde el nivel de los 290 puntos básicos en el que se encontraba antes de los comicios hasta el entorno de los 315 puntos en los que cotiza ayer lunes e incluso llegó a tocar los 344 cuando se supo que ninguna de las cámaras contaba con una mayoría clara y eran necesarios acuerdos entre los partidos.

 El enredo político italiano contagió en un primer momento a la deuda soberana española. Entonces, la prima de riesgo de España superó los 400 puntos básicos, pero cada día que pasa se muestra más relajada y en dos semanas ha caído al entorno de los 325. “El problema de Italia no es tanto la gobernabilidad o la aceptación de sus emisiones, sino la inquietud que genera un rechazo social a la austeridad y las reformas como el manifestado en las recientes elecciones al auparse Grillo como fuerza más votada”, explican los analistas de Bankinter. A juicio de los expertos, Alemania y el Banco Central Europeo (BCE) podrían no sentirse tan cómodos como antes en prestar asistencia, caso de llegar a ser precisa en algún momento, a un estado que defiende ese enfoque.

 “Se trata más bien de una percepción que de una realidad materializable, ya que es altamente improbable que Italia necesite recurrir al OMT, pero puede hacer mucho daño a Italia y continuar favoreciendo el mejor posicionamiento relativo de España”, explican desde Bankinter.

 La evolución de la deuda de los periféricos dependerá en las próximas jornadas de varias citas importantes. En primer lugar, el jueves se celebra Consejo Europeo, que tratará como tema central precisamente la gobernabilidad de Italia, y el BCE emitirá su informe mensual, que, previsiblemente, no contendrá nada diferente a lo ya conocido a través de las opiniones vertidas por Draghi recientemente. El presidente del BCE quitó hierro a la reacción del mercado a las elecciones italianas, destacó que, a diferencia de otras ocasiones, el efecto contagio hacia otros países de la zona euro ha sido menor y advirtió al futuro gobierno italiano de la necesidad de continuar en la senda de las reformas y la austeridad.

 Los analistas creen que el día más intenso será el viernes cuando se espera que se constituya el Parlamento Italiano y formalmente a partir de ese momento el Presidente de la República (Napolitano) puede iniciar consultas para formar gobierno. Antes del viernes, esta semana hay subastas en ambos países. El Tesoro italiano vuelve y lo hace tanto con bonos como con letras. En España habrá una emisión el martes de letras a 6 y 12 meses con la que espera captar hasta 5.500 millones de euros.

Normas
Entra en El País para participar