La mitad de la última cotización de la entidad rescatada

CaixaBank estudia pagar unos 0,005 euros por cada acción de Banco de Valencia

CaixaBank dará títulos propios a los accionistas de BdV

El banco absorbido permanece estrangulado en Bolsa

La cotización mínima en Bolsa es de 0,01 euros por acción

Sede de Banco de Valencia
Sede de Banco de Valencia EL PAÍS

El banco de La Caixa estudia absorber Banco de Valencia a través de un canje por acciones de CaixaBank que implicaría valorar la entidad valenciana a menos de 0,01 euros por acción. El precio se situará en el entorno de los 0,005 euros por acción, el valor contable de la entidad.

CaixaBank confirmó el jueves por la tarde a la CNMV que estudia “realizar una fusión por absorción de Banco de Valencia (BdV) durante este ejercicio”. “La eventual propuesta de fusión y su ecuación de canje se examinaría en las próximas semanas por los órganos de gobierno de CaixaBank y de BdV para su oportuna consideración y validación por expertos financieros”, agrega.

CAIXABANK 1,69 -4,06%

La cotización de BdV lleva colapsada desde el viernes de la semana pasada. Solo se cruzan acciones en la subasta de cierre ante la avalancha de órdenes de venta que sufre el valor. Hoy, se han cambiado 35,2 millones de acciones y han quedado 536,8 millones de títulos a la venta. El propio Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) impuso en su día un valor simbólico de 0,01 euros, con el único fin de que la entidad siguiera cotizando. Pero, incluso después del saneamiento, el valor contable de la acción se sitúa por debajo de ese precio.

De acuerdo al informe anual de BdV de 2012 registrado en la CNMV, su patrimonio neto ac cierre del ejercicio era negativo en 2.235 millones de euros. El quebranto ha sido compensado por los 4.500 millones inyectados por el FROB y por el canje de las preferentes y deuda subordinada (unos 416 millones de euros). Esta conversión supuso unos 100 millones de adicionales. Después del saneamiento, el patrimonio arroja un saldo positivo de 2.365 millones de euros (4.600 millones menos 2.235).

Para hallar el valor contable de la acción, hay que dividir esos 2.365 millones de euros entre el número de títulos, que asciende a 459.904 millones. El resultado es de 0,0051 euros por título, y alrededor de este precio se moverá la ecuación de canje que propondrá CaixaBank para sacar a BdV de Bolsa, según fuentes conocedoras de las negociaciones. Un portavoz de CaixaBank ha declinado hacer comentarios sobre esta información.

El último dato oficial en cuanto al número de accionistas de BdV data del cierre de junio de 2011, cuando la entidad valenciana informó de que contaba con 49.569 socios. En todo caso, ahora el 98,9% de BdV está en manos de CaixaBank. Y la mayor parte del 1,1% restante corresponde a los antiguos dueños de preferentes y deuda subordinada de la entidad, que han recibido unos 4.412 millones de acciones como compensación a su inversión.

A diferencia de otros casos, en BdV los inversores en las preferentes (con 65,3 millones de euros en circulación) y de deuda subordinada por 250,6 millones eran mayoritariamente institucionales. Sin embargo, una de las emisiones de los bonos canjeados, con 100 millones de eruos, sí se colocó entre pequeños inversores.

A los titulares de los híbridos de Banco de Valencia se les han aplicado fuertes quitas. En las preferentes, del 90% y en la deuda subordinada, del 85%. Una inversión en preferentes de 10.000 euros se ha transformado en 1.000 euros que se han convertido, a su vez, en 100.000 acciones, valoradas en 1.000 euros, de acuerdo al precio de la acción, que no tiene liquidez. De entrada, las pérdidas respecto a la inversión inicial serían del 90%, atendiendo al estrangulado precio en Bolsa de BdV. Si finalmente la ecuación de canje supone un valor por acción para BdV en el entorno de los 0,005 euros por acción, las quitas para los dueños de bonos subordinados y preferentes seran muy superiores.

El FROB fijó en 0,01 euros por acción el precio de Banco de Valencia, después de asignarle una valoración negativa de 2.244,5 millones. Una cantidad que desbordaba ampliamente su patrimonio neto, como se explicó en el Boletín Oficial del Estado (BOE) del pasado 27 de diciembre.

Las entidades nacionalizadas deben realizar una operación acordeón; es decir, compensar las pérdidas cargándolas contra su patrimonio neto, formado principalmente por el capital social, las reservas y la prima de emisión. El patrimonio neto de Banco de Valencia ascendía a cierre del 31 de octubre – la cifra del balance que sirvió de base a la operación– a unos 1.400 millones, de manera que aún existía un desfase de más de 840 millones.

Normas
Entra en El País para participar