El precio marcado por el FROB

El incierto futuro en Bolsa al que se enfrenta Banco de Valencia

Comienzan a cotizar las acciones del canje de preferentes y deuda subordinada.

Las órdenes de compraventa en la subasta anticipan un hundimiento hasta el mínimo al que puede cotizar.

El jueves, CaixaBank consumó la adquisición de Banco de Valencia (BdV). El viernes, comenzaron a cotizar los 454.412 millones de acciones con los que el Estado, a través del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), ha saneado la entidad. El 98,9% de BdV está en manos de CaixaBank. El resto pertenece a inversores privados. Y la mayor parte de ese 1,1% corresponde a los antiguos dueños de preferentes y deuda subordinada de la entidad, que han recibido unos 4.412 millones de acciones como compensación a su inversión.

A diferencia de otros casos, los inversores en las preferentes (con 65,3 millones de euros en circulación) y de deuda subordinada por 250,6 millones eran mayoritariamente institucionales. Sin embargo, una de las emisiones de los bonos canjeados, con 100 millones vivos, sí se colocó entre pequeños inversores.

Antes de la ampliación suscrita por el FROB y la conversión de híbridos, el porcentaje en manos de particulares era del 0,11%. La mala noticia es que finalmente la profecía se ha cumplido. El viernes, las acciones de Banco de Valencia sufrieron una avalancha de órdenes de venta que colapsó el sistema de negociación de la Bolsa de Madrid. El último dato oficial en cuanto al número de accionistas data del cierre de junio de 2011, cuando la entidad valenciana informó que contaba con 49.569 socios.

Bankia

0,335 euros por acción es el precio al que cerró Bankia el viernes.

3,1% subió el viernes Bankia. Fuentes del mercado apuntan la posibilidad de que la entidad siga una evolución en Bolsa similar a la de BdV si el FROB entra a 0,01 euros por acción y canjea su deuda subordinada y preferentes a igual precio.

Como sucedió en agosto de 2011 con Caja Mediterráneo (CAM) y suele pasar en algunas negociaciones de derechos de suscripción, el desequilibrio desde los primeros compases de la negociación entre las órdenes de compra (por unos 40 millones de títulos) y de venta (más de 671 millones) impidió que Banco de Valencia llegara a cotizar.

Fue en la subasta de cierre cuando se casaron algunas órdenes. Y a 0,01 euros por título, el mínimo al que puede cotizar un valor en la Bolsa española. Se cruzaron operaciones por 40,16 millones de acciones, según Infobolsa. Es decir, el valor está estrangulado. “El escenario más probable es que lo ocurrido el viernes se repita en las próximas sesiones. Los inversores tratarán de salir pero apenas hay órdenes de compra”, explica un operador.

CaixaBank, propietario de Banco de Valencia, no ha comentado nada sobre una eventual exclusión de Bolsa de la entidad pero fuentes del mercado indican que tiene todo el sentido. “Lo lógico es que a los pocos accionistas individuales que quedan se les proponga un canje por títulos de la propia CaixaBank”, señalan fuentes financieras. Una portavoz de CaixaBank ha asegurado que la entidad catalana no contribuyó al desplome bursátil: “CaixaBank no tiene acciones de Banco de Valencia a la venta”, aclaró.

Fuentes de un bróker confirman a CincoDías que las órdenes de venta corresponden a los antiguos dueños de deuda subordinada y preferentes, que han puesto a la venta sus títulos una vez los han tenido disponibles. Su primera, y lógica, reacción ha sido deshacerse de los títulos con la potencial plusvalía. Yes que el jueves, los títulos de Banco de Valencia terminaron a 0,108 euros.

Preferentes

A los dueños de los híbridos de Banco de Valencia se les han aplicado fuertes quitas. En las preferentes, del 90% y en la deuda subordinada, del 85%. Una inversión en preferentes de 10.000 euros se ha transformado en 1.000 euros que se han transformado en 100.000 acciones, valoradas en 1.000 euros, de acuerdo al cierre del viernes. Las pérdidas respecto a la inversión inicial son del 90%.

Los brókeres más vendedores en términos netos (compras menos ventas) en los cruces de la subasta de cierre fueron Fineco con 29 millones de títulos vendidos y Auriga Global Investors con 10 millones. Los mayores compradores fueron Renta 4, con 10,1 millones de acciones adquiridas, CaixaBank (5,6 millones) y BBVA Bolsa (3,6 millones).

 

Normas