Las opciones de CaixaBank

Cuatro soluciones en Bolsa para Banco de Valencia

El valor continúa estrangulado en el parqué

La fusión es la opción más sencilla para el banco de La Caixa

El capital que cotiza libremente en Bolsa (free float) de Banco de Valencia es del 1,1%. El resto pertenece a CaixaBank. Y, pese a que fuentes del banco de La Caixa explican que no tienen acciones a la venta, la entidad valenciana continúa estrangulada en Bolsa.

El viernes, solo se casaron unas pocas órdenes en la subasta de cierre (40,16 millones de títulos). Yse desplomó un 91%, hasta 0,01 euros. Ayer, volvió a ocurrir más o menos lo mismo: solo en los ajustes de los últimos minutos de la negociación se cruzaron órdenes de compraventa. La diferencia es que fueron más; exactamente, 187,5 millones de acciones.

Los que tratan de salir del valor son los dueños de unos 4.600 millones de títulos, en su mayoría antiguos dueños de preferentes y deuda subordinada, con un nominal de cerca de 416 millones de euros, a los que se les han aplicado quitas del 85% a la deuda subordinada y del 90% a las participaciones preferentes.

Fuentes del mercado consideran que CaixaBank ha de tomar una decisión sobre la continuidad, o no, del valor en Bolsa. De entrada, la jugada más sencilla sería sacarlo del parqué: “Es una marca que no vale nada y mantenerla en Bolsa solo implica gastos”, explican fuentes financieras. Las informaciones disponibles apuntan, además, a que suprimirá las sucursales con marca valenciana, tal y como hizo con Banca Cívica. Eso sí, no hay una decisión oficial.

El futuro bursátil de Banco de Valencia pasa, de entrada, por estas cuatro posibilidades.

1 Fusión entre ambas entidades. Es el procedimiento más sencillo en dos sociedades controladas por el mismo accionista. Es el procedimiento que CaixaBank llevó a cabo con Banca Cívica. Entregó cinco acciones propias por cada ocho del grupo de cajas de ahorros liderado por Caja Navarra y Caja Sol. Valoró la entidad el día en que se anunció, el 26 de marzo de 2012, a 1,97 euros por acción, cuando Banca Cívica había concluido la sesión previa a 2,22 euros. “Es posible que el canje que se plantee valore las acciones por debajo de los 0,01 euros. La decisión depende de CaixaBank, aunque ni ética ni estéticamente fuera muy presentable”, explica un experto en derecho mercantil de un conocido bufete de abogados. Obviamente, también podría pagar más si así lo quisiera.

Esta sería, a priori, la fórmula más sencilla para sacar de Bolsa a Banco de Valencia.

2 Lanzar una opa de exclusión. CaixaBank tendría que lanzar una opa por el porcentaje de acciones de Banco de Valencia que no tiene en su poder. El banco de La Caixa tendría que elaborar un informe en el que justifique detalladamente la propuesta y el precio ofrecido. Fuentes financieras consideran que esta opción es, de entrada, menos atractiva para CaixaBank que una fusión, debido a los trámites y a los gastos que se vería obligada a asumir.

3 Sin lanzar una opa, invocar un procedimiento especial de la ley de opas, que permite a la CNMV dispensar de la obligación de formular una oferta en aquellos supuestos en los que mediante “otro procedimiento equivalente se asegure la protección de los legítimos intereses de los titulares de acciones afectadas por la exclusión”. Fuentes financieras explican que CaixaBank podría poner una orden de compra permanente durante un periodo de tiempo y a un precio determinado. Eso sí, el supervisor que preside Elvira Rodríguez tendría que dar luz verde a esta fórmula.

4 Mantener la cotización de Banco de Valencia en Bolsa con ese mínimo capital cotizado libremente. “Hay valores que han permanecido así durante un periodo de tiempo amplio”, señalan desde un bróker español.

Normas
Entra en El País para participar