Cambios en el sector turístico

Las salidas voluntarias rebajan a 2.329 los despidos en Orizonia

La empresa ha registrado esta tarde el ERE ante la Dirección General de Empleo

Presentará concurso de acreedores el próximo 18 de marzo

Las salidas voluntarias rebajan a 2.329 los despidos en Orizonia

Tal y como se había rumoreado en los últimos días, Orizonia ha presentado esta tarde el expediente de regulación de empleo (ERE), por el que perderán su puesto de trabajo 2.329 personas, una cifra sensiblemente inferior a las 3.500 que se habían barajado tras la compra de activos por parte de Barceló y Globalia. Fuentes cercanas a la compañía, que en diciembre contaba con una plantilla de 5.000 personas, recalcan la importante labor desarrollada por la dirección de Orizonia a la hora de buscar una salida en compañías de la competencia a un gran número de trabajadores. En total han sido en torno a 1.000 bajas voluntarias, según esas mismas fuentes, a lo que hay que unir la rescisión de contrato de otros 300 empleados temporales.

Un fondo para los mayores de 55 años

En el proceso de negociación que se va a abrir entre la empresa y los sindicatos, una de las prioridades va a ser garantizar la liquidez para los despedidos mayores de 55 años. Al entrar la compañía en concurso de acreedores, las indemnizaciones las recibirán a través del Fondo de Garantía Salarial (Fogasa) y la percepción de las mismas se puede demorar entre uno y dos años. Una parte importante de esos trabajadores cuentan con planes de pensiones, que no podrán hacer líquidos hasta que no agoten la prestación contributiva. Por ese motivo, los sindicatos han pedido a las compañías del sector que hagan aportaciones a un fondo con el que aportar líquidez a los despedidos en esa franja, con muy pocas expectativas para poder volver a integrarse en el mercado laboral.

Esos 1.300 empleos se unen a los 800 salvados mediante la venta del negocio de Luabay a Globalia, por un lado, y de filial portuguesa de Orbest y de 150 agencias de Vibo Viajes a Barceló, con la que se consiguió mantener otros 900 puestos de trabajo. En total se han conservado en torno a 2.700, muy por encima de las estimaciones iniciales.

La dirección de la compañía ha mostrado su satisfacción por la evolución del proceso de despidos. “Del mismo modo en que la prioridad previa a esta medida ha sido la conservación del mayor número de puestos de trabajo, el objeto de este ERE es facilitar la rápida tramitación de todos los procedimientos legales, confiando que ello sea posible con la colaboración de todos, de modo que se alcance una resolución que facilite a los trabajadores afectados un acceso más ágil y rápido a las prestaciones que les correspondan”, ha subrayado en un comunicado.

A partir de hoy se inica el proceso de consultas con los agentes sociales para negociar las condiciones del ERE. En paralelo se intensificaran las negociaciones para el concurso de acreedores, que se presentará el próximo día 18, tal y como confirmaron representantes de Carlyle (socio mayoritario de Orizonia) a los representantes sindicales en la reunión que han mantenido esta tarde.

Normas