Mercado automovilístico

España se cae del top 10 mundial de productores de coches

Se mantiene como el segundo productor de coches de la Unión Europea

España se cayó en 2012 del top 10 mundial de países productores de coches al fabricar 1.979.179 vehículos, lo que representa un 16,6% menos frente a los 2.353.682 con que cerró su producción en 2011.

La fabricación mundial de coches cerró en 2012 con 84 millones de vehículos producidos, un 5,3% más que el año anterior. El mayor crecimiento lo obtuvo Latinoamérica con 12,5%, le sigue Asia-Oceanía alcanzando un 7,7%, y África que subió 5,5%; la UE mantuvo la misma cifra de 2011 (0,7%).

El mercado europeo lo lidera Alemania, que en 2012 fabricó más de cinco millones de vehículos, seguido de España, Francia, Reino Unido y República Checa. En 2012 mantuvo España mantuvo su segundo lugar en el Top 5 de los países productores de coches en la Unión Europea con 1,9 millones de vehículos fabricados.

Los 15 niveles del Top Mundial, lo ocupan China, en primer lugar, seguido por EEUU, Japón, Alemania, Cora del Sur, India, Brasil, México, Tailandia, Canadá, Rusia, España, Francia, Reino Unido, y en último lugar República Checa.

La Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (ANFAC), ha dicho que pese a las nuevas inversiones recientemente anunciadas por la industria del automóvil en el país, es fundamental continuar trabajando para conseguir la competitividad de las factorías nacionales.

“Es necesario tanto converger en competitividad, como la necesidad imperiosa de atrapar capital productivo para volver a crecer de forma sostenida. No podemos caer en la autocomplacencia. Iniciativas como el Plan 3 millones plantean un incremento importante de los volúmenes de producción, pero es imprescindible acometer reformas industriales de calado para mejorar la competitividad”, asegura Mario Armero, vicepresidente ejecutivo de Anfac.

Dice que España se encuentra en un proceso de relanzamiento industrial del automóvil, y aunque admite que la situación es complicada, cree que es posible la reconfiguración del mercado de coches en la nación.

“Queremos crecer en producción, nuevos diseños, y carga de trabajo. Queremos recuperar atractividad para mantener y expandir nuestra capacidad. Son momentos críticos para presentar propuestas que faciliten el cambio del modelo productivo, pero el automóvil puede ser un catalizador de este cambio”, subraya Armero.

Normas