Proyecto medioambiental

FCC empieza a descontaminar el río Ebro

El proyecto está valorado en 200 millones

Las actuaciones se llevan a cabo en el embalse de Flix, en Tarragona

La empresa prevé extraer y tratar un millón de metros cúbicos de lodos tóxicos

Área de actuación de FCC en el Ebro a su paso por Flix.
Área de actuación de FCC en el Ebro a su paso por Flix.

El Ministerio de Medio Ambiente ha dado por comenzadas esta mañana las labores para limpiar el río Ebro a su paso por la localidad de Flix (Tarragona). Durante los últimos cuatro años empresas del grupo FCC se han dedicado a aislar la zona afectada y arranca hoy mismo las labores de descontaminación en una actuación declarada como prioritaria. El río soportar el vertido de residuos tóxicos en la zona desde hace más de 100 años procedentes de la actividad desarrollada por la industria de la zona. La empresa tiene por delante dos años y 8 meses para realizar los trabajos. El secretario de Estado de Medio Ambiente, Federico Ramos, se ha referido al proyecto como “la obra de descontaminación más ambiciosa de Europa”.

La descontaminación incidirá en una mejor calidad del agua que abastece a más de un millón de personas, que riega más de 50.000 hectáreas, y que permite la existencia de un espacio protegido como es el Delta del Ebro.

Junto a Ramos han visitado el embalse de Flix el conseller del departamento de Territorio y Sostenibilidad de la Generalitat de Cataluña, Santi Vila i Vicente, y el alcalde de la localidad, Marc Mur, además de otras autoridades. La inversión prevista asciende a 165 millones, de los que el Gobierno aporta el 30%, mientras la UE financia el 70% restante.Además, el Plan de Restitución Territorial asociado a estas obras para compensar a la población afectada por los trabajos supone una inversión adicional de 57 millones de euros más, sufragados entre el Estado (36 millones) y la Generalitat de Cataluña (21 millones). La inversión total, por tanto, pasa de los 200 millones de euros, convirtiéndose en la mayor apuesta por un proyecto de descontaminación realizado en España.

La iniciativa viene de lejos. La Sociedad Estatal Aguas de las Cuencas Mediterráneas, Acuamed, dependiente de Medio Ambiente, adjudicó en 2008 a FCC Construcción y FCC Ámbito este trabajo de descontaminación, cuyo objetivo es extraer, tratar y eliminar los lodos y recuperar tanto el río el Ebro como su ecosistema.

Desde FCC se explica que una vez tratados los citados lodos, se devuelven las aguas del río a su estado natural. En primer lugar, la compañía ha construido un recinto protegido a base de un muro doble con tablestacas (planchas metálicas y grecadas) de una longitud de 1,3 kilómetros para separar la zona de trabajo del cauce del río Ebro. El aislamiento se completa con la construcción de un muro de pilotes secantes en el margen derecho.

La etapa que comienza hoy contempla la extracción de 960.000 metros cúbicos de lodos contaminados por metales pesados, compuestos organoclorados, y una cierta cantidad de elementos radioactivos acumulados a lo largo de unos 1.100 metros, que penetran unos 150 metros aguas adentro del río. Los lodos se extraerán mediante un dragado ecológico y se tratarán en las plantas que se han instalado en la zona.

FCC también se ha encargado de dotaciones complementarias como son la instalación de un abastecimiento de emergencia para las poblaciones situadas aguas abajo de Flix como medida preventiva frente al riesgo de algún episodio eventual de contaminación, o la protección de la reserva natural de Sebes situada en el margen opuesto a la fábrica. Los trabajos serán controlados desde un laboratorio construido ex profeso.

Tanto el Gobierno como la empresa garantizan la seguridad de la población por tres vías diferentes: “las medidas de seguridad previstas en el proyecto; los controles que se realizan periódicamente por la Confederación Hidrográfica del Ebro y por la Agencia Catalana del Agua; y, por último, a través de la implantación del Plan de Emergencia, aprobado el pasado 14 de febrero por Protección Civil, con el máximo consenso”, se afirma en un comunicado.

Normas