La compañía incumplió la obligación de ofrecer navegadores alternativos a Explorer

La CE multa con 561 millones de euros a Microsoft por desacato

15 millones de clientes de Windows 7 de la empresa no pudieron elegir buscador

El gigante del software ha pagado ya 2.200 millones a la comisión

 El comisario europeo de Competencia, Joaquín Almunia.
El comisario europeo de Competencia, Joaquín Almunia. EFE

La multinacional informática estadounidense se ha convertido en una suerte de banco de pruebas de la política europea de Competencia. Y tras marcar un hito en 2004 en las investigaciones sobre posición dominante y encajar en 2008 la primera multa diaria de Bruselas contra una compañía por desacato, ha estrenado también las sanciones de la CE contra una empresa por no cumplir sus propios compromisos.

La nueva sanción, de 561 millones de euros, castiga a Microsoft por incumplir la obligación de ofrecer a los usuarios de Windows hasta 2014 un menú con los principales navegadores de internet disponibles en el mercado.

Microsoft ofreció esa posibilidad en 2009 como medida para mitigar la inquietud de Bruselas ante el dominio casi absoluto de su sistema operativo Windows (presente en más del 90% de los ordenadores europeos).

La CE temía que la multinacional aprovechase esa omnipresencia para imponer su propio navegador, Explorer, y hacerse con el control de un nuevo mercado. Para intentar evitarlo, Bruselas aceptó la propuesta del menú de navegadores y la convirtió en legalmente vinculante, en virtud del artículo 9 del Reglamento de Competencia. La CE esperaba así evitar que el dominio del sistema operativo Windows se tradujese en la omnipresencia del Explorer, el navegador de Microsoft.

La compañía de Gates cumplió su promesa hasta mayo de 2011. Pero en ese momento, el menú de navegadores desapareció de una de las versiones de Windows (la 7 Service Pack 1), lo que dejó, según Bruselas, a más de 15 millones de clientes con el Explorer como navegador preinstalado y sin ningún otro a la vista en el escritorio.

Microsoft alegó que la desaparición del menú se debió a un error técnico involuntario, extremo que la CE no ha podido comprobar. Pero el comisario europeo de Competencia, Joaquín Almunia, señaló ayer que “intencionada o no, se trata de una infracción muy grave” y subrayó que “es la primera vez que una empresa incumple los compromisos adquiridos con Bruselas en el marco de un expediente de su departamento”.

 Error de la Comisión

Microsoft admitió su infracción y, según Almunia, ha colaborado en la investigación, lo que ha computado como atenuante en el cálculo de la sanción. Sin embargo, también parece haber contribuido a rebajar la multa el hecho de que la propia Comisión no se hubiera percatado que durante 14 meses (de mayo de 2011 a julio de 2012) había desaparecido el menú de navegadores. Solo una queja externa reveló la infracción.

Almunia reconoció el fallo del sistema de control y mostró su voluntad de que no se repita. Pero el fallo era inherente al propio sistema, porque la empresa encargada de informar sobre el cumplimento de lo prometido no era otra que Microsoft. “Quizá en 2009 éramos todavía más inocentes que ahora”, se disculpó.

Normas
Entra en El País para participar