Análisis técnico

Sin voltaje disruptivo en Bolsa

El Ibex no encuentra suficiente energía para alcanzar la tensión de perforación.

En Europa, la unidad de carga continúa mostrando las baterías muy bajas.

Sólo Wall Street tiene potencia para mantener la corriente.

LA IMPORTANCIA DE LOS 2.600 PUNTOS EN EL EUROSTOXX. El Emperador europeo deja trazada una extensa vela de onda alta en gráfico semanal en forma de peonza que alcanzó la directriz alcista, después de perder los 2.600 puntos durante la semana. Amplio rango de niveles entre los 2.700 y los 2.563 puntos que definirá el próximo movimiento y la continuación o el final de la corrección.
LA IMPORTANCIA DE LOS 2.600 PUNTOS EN EL EUROSTOXX. El Emperador europeo deja trazada una extensa vela de onda alta en gráfico semanal en forma de peonza que alcanzó la directriz alcista, después de perder los 2.600 puntos durante la semana. Amplio rango de niveles entre los 2.700 y los 2.563 puntos que definirá el próximo movimiento y la continuación o el final de la corrección.

Disruptivo es todo aquello que ocasiona una ruptura brusca. En el mundo de la electricidad, se usa el término "descarga disruptiva" al producirse una diferencia de potencia entre dos conductores eléctricos, superando determinados límites. El voltaje máximo que alcanza se denomina tensión disruptiva. Genera un peligroso chispazo seguido de un potente sonido seco que puede provocar importantes daños en las instalaciones eléctricas. Esa descarga es exactamente la que falta en toda Europa. Ni alcistas ni bajistas logran alcanzar la tensión suficiente para causar el potente chispazo, llegados a ciertos límites. No se origina el cortocircuito y regresan a un voltaje normal sin perforar los aislantes que forman los soportes o resistencias.

El Campeador termina los cinco días consolidando el peligroso lateral lleno de trampas que desarrolla desde hace cuatro semanas, tras el inicio de la corrección. Fuertes bandazos, rupturas falsas y una clara indefinición en sus movimientos. Pero ningún ejército consigue dar el golpe definitivo para resolver el escenario correctivo. La incertidumbre se refleja claramente en el gráfico semanal, como ya lo hizo un día antes en el gráfico mensual. Alargada vela sin apenas cuerpo real, casi doji, apoyándose en la parte inferior del canal desarrollado desde los 7.161 puntos.

En principio por su colocación, es una pauta semanal con implicaciones alcistas. El cierre del doji se produce además por encima de la media móvil de las 20 sesiones. Delimita todo el rango del lateral, entre los 7.900 y los 8.343 puntos, con nuevos máximos semanales sobre los 8.400 puntos. Pero no podemos obviar que se desarrolla después de dos velas de duda, en el intento fallido de salida alcista tras el martillo dibujado al comenzar febrero. Quedan por tanto, abiertas las opciones de descarga en toros y osos para las próximas sesiones, los voltajes están muy igualados. El selectivo español se apuntó una exigua subida semanal del +0,10%.

En la jornada del viernes el selectivo español se dejó un -0,52%. Trazó una peonza roja de largas sombras en el gráfico diario, cerrando por encima de la media móvil de las 20 sesiones, después de perderla durante el día. Más dudas. La sesión comenzó con energía alcista en busca de superar la parte alta del hueco bajista sobre los 8.244 puntos. Y lo hicieron, los toros alcanzaron con celeridad máximos intradía en los 8.285 puntos en los primeros minutos. Pero de nuevo era una trampa, un falso cierre del gap. Rápidamente, los osos recetaban a sus adversarios una severa descarga, cuyo chispazo les obligó a replegarse hasta las cercanías de los 8.100 puntos sobre la una de la tarde. Los descensos rondaron el -1,3%. Los fallos de potencia se pagan caro en estos laterales.

El resto de la sesión durísimos combates entre los 8.100 y los 8.200 puntos para terminar la semana en los 8.187 puntos. El Campeador queda entre dos corrientes. No se resuelve lo que en principio parece una bandera de consolidación bajista. Como señal positiva, la media móvil de las 20 sesiones ha detenido su descenso tras los tres días de rebote desde los 7.900 puntos. La batalla por el hueco de primeros de año continúa, el desenlace de la corrección también. Falta por conocer quien tendrá más energía.

Europa

En el Emperador, tampoco los alcistas tuvieron suficiente suministro de energía para alejarse del soporte clave de los 2.600 puntos. La falta de fuerza en el selectivo europeo empieza a ser preocupante. Cerró la semana en los 2.616 puntos con un descenso del -0,64%. En gráfico diario, dibuja un esbelto martillo con cabeza roja en tierra de nadie. Los toros no logran superar la media móvil de las 20 sesiones, frenan la tensión en la parte superior del hueco bajista abierto la semana pasada, sobre los 2.651 puntos. De momento, los osos no abandonan los planes de provocar un cortocircuito, en busca de los 2.430/40 puntos. La semana pasada alcanzaron definitivamente la directriz alcista en los 2.563 puntos. Último nivel relevante de soporte en el corto plazo. En el gráfico semanal queda trazado una gran vela de onda alta con pequeño cuerpo real rojo y extensas sombras en ambos extremos. Figura que muestra el intenso debate entre ambos ejércitos por tomar el control de la corrección. Se deja un -0,53% durante la semana.

Mismas figuras deja el Káiser alemán tanto en gráfico diario como semanal que su homóloga europea. Pero con una clara diferencia, la solidez del ejército alcista. Los blindados se muestran muy firmes sobre los 7.500/600 puntos, defendiendo la directriz acelerada iniciada en los 5.914 puntos que mantienen en pie. En la semana el Dax asciende un +0,60% y en la última sesión pierde un -0,43%, quedando situado sobre los 7.708 puntos. No consigue cerrar el hueco bajista abierto sobre los 7.726 puntos. Por encima de los 7.870 puntos, las opciones de los alcistas de ver los máximos históricos serían muy altas. Pero por debajo de los 7.500 puntos, también las probabilidades de los osos de iniciar un asalto hasta los entornos de los 7.000/100 puntos. La extensa peonza semanal, nos dirá si Europa puede seguir contando con el vigor del selectivo germano.

El Gentleman inglés se mantiene ajeno a las tensiones del continente y continúa con su impecable tendencia. Esta semana se volvió a demostrar la fortaleza de los cuerpos especiales británicos. Repelieron el ataque bajista sin llegar a los 6.200 puntos, se trazaron mínimos sobre los 6.258 puntos. La directriz acelerada que le guía desde los 5.600 puntos hizo de soporte. Deja trazados sendos martillos alcistas, tanto en gráfico diario con un ascenso del +0,28%, como en gráfico semanal con una subida del +0,68%. Finaliza los cinco días en los 6.378 puntos, con claras opciones de volver a por los 6.400 puntos. El agotamiento y la apatía que parecía mostrar el Footsie, no ha pasado de un simple descanso antes de volver a la carga. Los bajistas lo intentaron y de momento, fracasaron.

El tercer pilar europeo, el selectivo francés, mantiene con solidez su soporte horizontal y la directriz alcista que le guía desde los 2.922 puntos. Los osos no han podido derribar los 3.600 puntos en el general De Gaulle. Las legiones mantuvieron la tensión todo momento para no confirmar el posible doble techo trazado sobre los 3.800 puntos y que amenaza con una fuerte descarga bajista. En el cómputo semanal, se deja un mínimo descenso del -0,17% hasta los 3.699 puntos, trazando una extensa vela de largas sombras y escaso cuerpo real. Igualdad de fuerzas. En la sesión del viernes los descensos fueron del -0,62%, dibujando un segundo martillo de cabeza roja sobre la media móvil de las 50 sesiones, señalando posible agotamiento en gráfico diario. Veremos si el Cac sigue manteniendo su importante soporte o lo termina perdiendo, acabando con la esperanza europea de poner fin a la corrección.

Por último, el gran derrotado europeo terminó otra semana de duro calvario, después de perder todos los soportes del corto plazo y poner rumbo a los 15.000 puntos. El César italiano perdió un -1,54% en la última sesión has los 15.675 puntos dibujando una posible figura de hombre colgado sobre los 16.000 puntos. En la semana se deja un -3,44%, trazando una sólida vela semanal con extensa sombra superior. Las legiones romanas se verán las caras sobre el soporte horizontal del medio plazo, los mencionados 15.000 puntos. Corresponden al 50% de retroceso Fibonacci de toda la subida previa. Si el Mibtel no aguanta, los osos tomarán el control en ambos plazos.

Wall Street

Las tropas del general Custer mantienen el tipo, después del primer serio asalto bajista que alcanzó la media móvil de las 50 sesiones y perforó el soporte de los 1.495 puntos. Termina la semana con una ligera subida del +0,23% hasta los 1.518 puntos, situándose por encima de las media móvil de las 20 sesiones. Dibuja un esbelto martillo diario tras el doji previo que mantiene las esperanzas de los alcistas, pero el golpe de los osos está dado. En el gráfico semanal, dibuja un largo doji que cierra en la parte superior y avisa de posible agotamiento. Habrá que ver si los bajistas vuelven a la carga esta semana en busca de los 1.478 puntos.

El Nasdaq Composite terminó la semana sobre los 3.169 puntos con una ligera subida del +0,30%, después de una brillante recuperación intradía tras un descenso que le llevó hasta los 3.129 puntos. Traza una sólida vela verde con extensa sombra inferior. Los alcistas mantienen sus opciones de luchar por los 3.200 puntos. En la semana sube un +0,25% con un largo martillo.

Europa queda a la espera de lo que suceda en Wall Street. Si los toros ceden al otro lado del Atlántico, los selectivos europeos se verán obligados, como ha sucedido en el Mibtel, a continuar con la corrección, buscando zonas de soporte más sólidas en el inicio del último impulso.

Normas