Banca de inversión

Eguidazu, London calling

N+1 apuesta por liderar la banca de inversión de tamaño medio en Reino Unido

La firma de Santiago Eguidazu reniega de aventuras en Latinoamérica o Asia

La obra de Arthur Schopenhauer influyó tanto en Jorge Luis Borges que el escritor argentino aprendió alemán para leer al filósofo del siglo XIX. “El mundo es una fábrica de la voluntad”, diría Borges resumiendo la filosofía de Schopenhauer. Es la frase que encabeza también la última memoria anual publicada por N+1.

En dicho documento, que se refiere al ejercicio 2011, firmado el pasado mes de septiembre, el grupo español de servicios financieros desarrolla toda una declaración de intenciones. Lo que viene a decir es que, con voluntad y razón, N+1 aspira ahora a convertirse en otra cosa, en un banco de inversión al estilo de los que operan en la City londinense.

Cualquiera que visite la nueva web de N+1 tendrá la impresión de estar navegando por la página de internet de un banco de inversión británico. El grupo español fundado por Santiago Eguidazu ha iniciado una nueva fase en la que apuesta por convertirse en socio financiero y asesor de empresas europeas de tamaño medio y pequeño operando fundamentalmente desde Londres.

El contenido de la página de N+1 está escrito en la lengua de Shakespeare. La primera imagen de la web es una del centro de Londres. El grupo ha cerrado un cicloen el que ha estado centrado en facilitar a empresas españolas el acceso a financiación. Ahora N+1 destaca el menor peso en su actividad y también en la composición de su equipo profesional del mercado nacional.

Todo el contenido de la nueva web de N+1 está escrito en inglés

La firma está presente en nueve países, con 14 oficinas; 188 de los 285 profesionales que trabajan en N+1 no son españoles; más del 45% de sus ingresos se generan en el extranjero. “Teníamos algo claro desde el principio”, destaca la compañía en su última memoria anual publicada, “nuestra prioridad de expansión tenía que ser Europa”. La firma decidió “no coger el trillado camino de Latinoamérica ni sucumbir a la moda de Asia”.

En tono catártico el grupo asegura que ha aprendido varias lecciones, como la de “no repetir la experiencia de invitar a inversores no profesionales a participar en vehículos con objetivos a largo plazo” y la de “reducir la factura” por sus servicios. “De los errores de gestión que hayamos cometido en este proceso somos obviamente responsables y nos disculpamos por ello ante nuestros clientes e inversores”, dice N+1.

“Nuestro plan es localizar nuestros esfuerzos en Londres”, indica la compañía, “que al fin y al cabo es el centro financiero europeo más relevante (...)” para convertirse en líder en Reino Unido en el mercado de servicios financieros a empresas de tamaño medio.

En 2011 N+1 adquirió la división de banca de inversión del grupo británico Brewin Dolphin y en julio de 2012 fusionó esa rama con Singer Capital Markets. El resultado es N+1 Singer, el quinto mayor broker en Reino Unido por número de clientes, con 120 compañías cotizadas. El grupo está llevando a cabo operaciones similares por las principales capitales europeas, alcanzando alianzas o adquiriendo participaciones en firmas de banca de inversión.

En marzo del pasado año tomó una participación minoritaria en Easton Corporate Finance, una firma de banca de inversión independiente francesa. En Turquía adquirió en junio un 20% de la firma de banca de inversión Daruma, con la que ha creado una sociedad participada al 50% para invertir en empresas de tamaño medio no cotizadas, inmobiliario e infraestructuras. En Italia la compañía ofrece servicios de banca de inversión a través de N+1 Syz, sociedad resultante de una alizanza con el banco privado italiano Albertini Syz.

De acuerdo a fuentes del sector, el grupo de Eguidazu estudia llevar a cabo una operación similar en Alemania. La compañía ya está presente en el país ofreciendo servicios de gestión de activos inmobiliarios a través de PlusAlpina Real Estate Advisors.

N+1 lo tiene claro. Londres es el centro. Olvídense de Brasil o de China. Como diría Schopenhauer, no hay viento favorable para el que no sabe a que puerto se dirige.

Últimos retoques a la absorción de Mercapital

Este mes, previsiblemente, se completará la fusión de la división de capital riesgo de N+1 con Mercapital, la que fuera la mayor sociedad de capital riesgo de España, controlada por la familia Loizaga, creada en 1985.

En los próximos días, explican fuentes conocedoras del proceso, se habrá culminado ya formalmente la creación de N+1 Mercapital. A pesar de la apuesta de N+1 por el mercado financiero británico, la absorción de Mercapital, una operación anunciada a mediados del pasado año como una “fusión”, servirá al grupo de Eguidazu para tender puentes entre Europa y Latinoamérica. La compañía ultima la apertura de nuevas oficinas en Bogotá (Colombia) y México, que se unirán a la que Mercapital tiene ya en Sao Paulo (Brasil).

N+1 Mercapital gestionará activos valorados en 1.100 millones de euros. Un equipo de 28 profesionales estará al frente de la administración de 22 compañías participadas. La nueva sociedad se ha propuesto invertir en empresas valoradas entre los 50 y los 500 millones de euros llevando a cabo operaciones en las que invertirá entre 25 y 100 millones. La nueva firma tiene la difícil misión de levantar este año un fondo para invertir.

Javier Loizaga, anterior presidente de Mercapital, será consejero delegado y copresidente (Jorge Mataix es el otro copresidente) de N+1 Mercapital.

Normas