Incluye a los 743 empleados con ERE temporal

CaixaBank plantea que un 25% del ajuste recaiga sobre Cívica

La entidad prevé despedir un total de 3.000 personas y cerrar 1.000 sucursales

Eliminará 1.721 puestos de trabajo de la red de oficinas y 352 de servicios centrales

CaixaBank ya ha diseñado el reparto de los 3.002 despidos que tiene previsto acometer, tras la absorción de Banca Cívica y Banco de Valencia. La entidad plantea que un 25%_de este ajuste recaiga sobre los empleados de Cívica, 743 personas que en estos momentos se encuentran en un_ERE temporal. El resto de despidos se dividirá entre la red de oficinas, donde se eliminarán 1.721 puestos de trabajo, servicios centrales (352), y los servicios territoriales (186). Así lo comunicaron ayer los representantes de la entidad que preside Isidro Fainé a las centrales, en la segunda reunión que mantienen sobre este asunto. La próxima tendrá lugar el 7 de marzo.

CC_OO, el sindicato mayoritario con un 47,06%, rechazó de pleno esta propuesta, al considerar que el despido de estas 743 personas “vulnera el acuerdo laboral” alcanzado entre las partes y que contemplaba su reingreso el próximo 3 de agosto. Este sindicato además considera que el ajuste de 3.000 personas “es excesivo” y argumenta que se trata de una entidad que no ha recibido ayudas públicas. Además se opone a que se lleve a cabo ninguna salida forzosa. Concluye que, si la empresa no cede, la situación puede “llevar a un conflicto”.

Fuentes de CaixaBank apuntan a que “se acaba de iniciar el periodo de diálogo y negociación con los sindicatos, con un margen de tiempo de dos meses”, y que el objetivo es acordar “las mejores medidas para ajustar la plantilla a las necesidades del negocio”.

Al margen de los 743 empleados con suspensión de contrato de Cívica, CaixaBank no ha detallado cómo será la distribución territorial de los despidos.

La entidad contempla una reducción de su red de oficinas de alrededor de 1.000, de las 6.342 con las que cuenta. Su plantilla se eleva a 32.625 empleados.

Banco de Valencia

CaixaBank cerró ayer la compra del 98,9% de Banco de Valencia, adquirida en subasta por un euro. A partir del 5 de marzo, los clientes de Banco de Valencia podrán sacar dinero de todos los cajeros de La Caixa sin pagar comisiones. También ayer la Comisión Nacional de Competencia (CNC) dio luz verde a la absorción de Banco de Valencia. La CNC apunta que CaixaBank se ha comprometido a no tener representantes de manera simultánea en los consejos de Agbar y Aguas de Valencia. “Como consecuencia de la operación, el grupo resultante, presente de forma minoritaria en el capital de Aguas de Barcelona, adquirirá una participación indirecta en Aguas de Valencia, siendo ambas empresas competidoras en distintos mercados relacionados con la gestión integral del agua”, explica.

 

Normas