Opinión de los expertos

Los mercados quitan dramatismo al 'abismo fiscal' de Estados Unidos

Si finalmente no hay un acuerdo sobre el recorte de gasto, el impacto en las Bolsas será moderado

Los expertos ponen más el acento en las negociaciones sobre el límite del techo de deuda a mediados de marzo

El presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke.
El presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke. REUTERS

Parece que las Bolsas a uno y otro lado del Atlántico están dispuestas a liberarse cuanto antes de las malas noticias para continuar con el buen tono que impera desde que se estrenó el año, algo que desconcierta a más de un analista. Tras el revuelo inicial causado por las elecciones italianas, los mercados han retomado un optimismo que ni siquiera el ‘precipicio fiscal’ al que de nuevo se asoma Estados Unidos puede romper.

Si bien a finales de diciembre los principales índices bursátiles interrumpieron su rally navideño ante la incertidumbre por el llamado fiscal cliff en Estados Unidos, un aumento de los impuestos y recorte de gastos que republicanos y demócratas lograron esquivar con un acuerdo ‘in extremis’ sobre los tributos, ahora la segunda parte de esta encrucijada en la que se encuentra la economía estadounidense no está afectando de la misma manera.

Si no se alcanza un pacto bipartidista a última hora, mañana 1 de marzo se activará automáticamente un paquete de recortes del gasto público valorado en 85.000 millones de dólares que frenarán la ya de por sí débil recuperación económica. El mismo presidente de la Reserva Federal (Fed), Ben Bernanke, ha reconocido los riesgos de este tijeretazo, pero al mismo tiempo ha animado a los inversores al defender las políticas monetarias expansivas que la institución viene aplicando en los últimos tiempos. Las palabras de Bernanke, junto con una ristra de positivos datos macroeconómicos, sirvieron para catapultar a Wall Street a máximos de cinco años y contagiar a las Bolsas asiáticas y europeas, que registran alzas generalizadas.

Según los expertos, los parqués descuentan que lo más probable es que esta vez no haya acuerdo y se materialice el denominado como sequestration, pero el impacto será moderado. “Los mercados están sostenidos por la Fed y además la repercusión sobre la economía es menor de lo que se temía a finales del año pasado”, explica José Manzanares, profesor del Instituto de Estudios Bursátiles (IEB).

Los recortes previstos, que recoge la Ley de Control Presupuestario aprobada en 2011 después de que Standard & Poor's despojara a Estados Unidos de la máxima calificación crediticia, restarán entre un 0,2% y un 0,6% al PIB en 2013 y afectarán sobre todo al Departamento de Defensa y a Estados como Virginia, muy dependientes de la industria militar y donde se pueden perder “cientos de miles de empleos”, según alertó el presidente Barack Obama. Pero, en opinión de los expertos, lo realmente importante es el debate sobre el techo de deuda a mediados de marzo, y todo apunta a que se conseguirán acuerdos que permitan elevarlo, lo que resta dramatismo al ‘abismo’ de mañana.

“Hay una convicción de que tarde o temprano se logrará un pacto sobre el aumento del límite de deuda, por lo que aunque hoy no haya acuerdo, el efecto en las Bolsas será relativamente modesto en el corto plazo”, admite Josep Oliver, catedrático de economía de la Universidad Autónoma de Barcelona. “Otra cosa será si las posturas se mantienen contrariadas por mucho tiempo, aunque hay margen para las negociaciones”, apunta.

Desde Link Análisis señalan que las Bolsas “están dejando de lado los dos factores que más incertidumbre generan en estos momentos: la inestabilidad política en Italia y la falta de acuerdo para evitar la entrada en vigor de los recortes indiscriminados en el gasto público estadounidense”. Y añaden: “no dudamos de que la situación política italiana sea de alto riesgo, pero creemos que, al final, los partidos políticos alcanzarán una solución que pueda considerarse como la menos mala. Además, la Fed, conjuntamente con unos muy buenos datos macroeconómicos, terminaron por convencer a los inversores que debían volver a apostar por activos de riesgo, lo que se tradujo en una fuerte subida de la Bolsas”.

Para Beatriz Catalán Corredor, de Ibercaja Gestión, lo que queda pendiente del fiscal cliff “no va a ser un hito que vaya a afectar a un mercado que está en precio”. A su juicio, los últimos acontecimientos “son cuestiones puntuales que sirven de excusa para corregir el sobreprecio del mercado, pero la tendencia en el medio plazo es positiva”.

Normas