El desafío europeo de cuadrar las cuentas públicas

Francia anuncia otro incremento de impuestos por 6.000 millones

El Ejecutivo de Hollande pide más esfuerzos para no perder soberanía

S&P prevé que ningún gran país del euro crecerá este año más del 1%

Francia anuncia otro incremento de impuestos por 6.000 millones

El desplome de la actividad ha desecho las costuras de los presupuestos de Francia. El PIB cerró con crecimiento cero en 2012 y las previsiones de la Comisión Europea apuntan a que acabará este año con un exiguo avance del 0,1%. Mucho menos de lo previsto por las autoridades francesas, que han tenido que improvisar sucesivos retoques en unas cuentas que el deterioro económico ha dejado completamente desfasadas.

En los presupuestos presentados para este año, el Ejecutivo calculó un ajuste de 30.000 millones de euros, de los que 10.000 corresponderían al menor gasto y el resto a subidas de impuestos. En noviembre, apenas dos meses después, el Ejecutivo presidido por François Hollande anunció que subiría el IVA a partir del 1 de enero de 2014. En concreto, se trataba de incrementar dos tipos del IVA (el general pasaría del 19,6% al 20% y el reducido del 7% al 10%) y de bajar el superrreducido, del 5,5% al 5%. Con los ingresos adicionales que se lograran se podría aprobar una rebaja de cotizaciones a las grandes empresas. El tercer viraje en materia impositiva se produjo ayer. El ministro francés del Presupuesto, Jérôme Cahuzac, anunció que Francia deberá acometer el próximo ejercicio “esfuerzos suplementarios”, bien con más impuestos, bien con una mayor reducción del gasto público, para cumplir con el objetivo “imperativo” del déficit.

El Ejecutivo de Hollande subirá el tipo general y el reducido del IVA a partir del 1 de enero

En una entrevista en la radio Europe 1 explicó que tendrá que encontrar entre 5.000 y 6.000 millones de euros para compensar la caída de ingresos de este año y el que viene. “El país afronta dos años difíciles para poder alcanzar un déficit del 3% del PIB en 2014”, apuntó. Esa meta, al igual que ha sucedido con otros países como España, se debía lograr este año, tal y como estaba reflejado en el Pacto de Estabilidad, pero ante el deterioro de la situación económica, París ha pedido a la Comisión Europea contar con un año más. Según las estimaciones del Ejecutivo comunitario, Francia acabará este 2013 con un déficit del 3,7% del PIB y el desfase podría aumentar al 3,9% en 2014.

El titular del Presupuesto justificó ese “esfuerzo concentrado” en el ajuste. “No porque nos lo impongan desde el exterior, desde Bruselas, desde la Comisión Europea, sino por una cuestión de soberanía nacional. No depender de los mercados es recuperar la soberanía nacional, alienada estos últimos años”, recalcó. Igualmente, reiteró que su país mantiene el propósito de llegar al déficit cero en 2017, y que su Gobierno conserva el compromiso de “una inflexión de la curva del paro”, que lleva más de un año consecutivo incrementándose mes tras mes, antes de que finalice 2013.

La necesidad de estos ajustes fue defendida ayer por la agencia de calificación de riesgos Standard & Poor´s, que hizo público un informe en el que empeoraba aún más las previsiones hechas públicas por la Comisión Europea el pasado viernes. La agencia cree que ninguno de los seis grandes países de la zona euro (Alemania, Francia, Italia, España, olanda y Bélgica) crecerá por encima del 1% en 2013 y que tan solo Alemania superará ese nivel el próximo año. “No está muy claro cuál es el impacto que la actual recesión ha inflingido en el crecimiento potencial de los países. En particular, el ajuste en la inversión desde principios de 2009 puede ralentizar el despegue de esas economías”, advierte.

Bruselas rechaza un trato discriminatorio a Bélgica

La Comisión Europea defendió ayer su imparcialidad a la hora de decidir si concede más tiempo a un Estado miembro para reducir su déficit público, en función de los criterios establecidos por las normativas comunitarias, una opción de la que se han beneficiado países como España.

El portavoz comunitario Simon O’Connor subrayó la importancia que Bruselas otorga a los esfuerzos realizados por los países para rebajar el desvío presupuestario. Para conceder este tipo de prórrogas, Bruselas exige a los países que hayan realizado esfuerzos en la reducción del déficit público que éste se refleje en una rebaja del déficit estructurala y que hayan sufrido una inesperada caída en el crecimiento económico que les impida enderezar las cuentas públicas. En esta situación están Francia y España, que podrían recibir una prórroga de un año para reconducir sus cuentas públicas.

Esa decisión se adoptará el próximo mes de mayo, fecha en la que las autoridades comunitarias publicarán sus previsiones macroeconómicas de primavera y dispondrán de datos revisados sobre la situación económica de cada país. “Las próximas etapas son bastante claras. Esperamos los datos definitivos de Eurostat para 2012 y después haremos nuestro propio análisis de la reducción del déficit estructural en nuestras previsiones de primavera, tras lo que se decidirá si conceder o no tiempo adicional a Francia”, indicó O’Connor. El Ejecutivo español, al igual que el francés, confía en que la Comisión aplace al menos un año la reducción del déficit al 3%. El Gobierno español defiende que ha bajado 2,5 puntos el déficit público, que cerró en 2012, a la espera del dato oficial, por debajo del 7% (sin contar el rescate bancario), y ha rebajado en 3,5 puntos el déficit estructural, lo que supondría el mayor descenso de la historia.

Normas