Tribuna

El analista digital, una profesión al alza

Hoy en día que una empresa esté presente en Internet forma parte de un modus operandi y no tiene nada de excepcional, salvo que haya decidido dar un salto cualitativo y optimizar tiempo, dinero y recursos a través del análisis de datos del canal online, donde entronca la figura del analista web. Esto supone que ha dado un paso más hacia la optimización de sus acciones de marketing y ha dejado de ser un simple escaparate en el que hay que estar.

Internet se proclamará como el medio que más inversión publicitaria atraiga en un futuro más que cercano; actualmente ya ocupa el segundo puesto por detrás de la televisión. ¿Las empresas españolas son conscientes de esto? Sin duda, pero la pregunta es ¿están preparadas para el cambio de mentalidad que esto supone? Y lo más importante, ¿contamos en España con perfiles lo suficientemente cualificados para hacer frente a la demanda de analistas del canal online?

"Si tenéis hijos yo los enviaría a estudiar analítica web". Con estas palabras inauguró hace unos meses Elena Gómez del Pozuelo, presidenta de Adigital, el European Ecommerce Conference 2012, evento de referencia del negocio digital en España y Europa. Y es que cada vez más las empresas buscan cubrir puestos de analista digital, en el amplio sentido de la palabra.

El gran volumen de paro juvenil contrasta con el crecimiento del sector internet y las nuevas profesiones relacionadas con el medio, donde existen plazas desiertas, casi imposibles de cubrir, ante la creciente demanda de analistas digitales y la falta de perfiles especializados en este sector. A partir de datos propios, el 65% de las empresas del Ibex y los principales anunciantes cuentan ya con los servicios de un analista digital, y el 35% restante irá integrando progresivamente este perfil en sus organizaciones.

Ser analista digital equivale a apartar la vista de la web y mirar hacia el horizonte de los datos online y la disparidad de activos digitales tales como web, blog o redes sociales. Para alcanzar el éxito en este medio hay que entender que el análisis ha dejado de ser solo un análisis de páginas web para serlo también de plataformas sociales y móviles y que esta dispersión de activos y de datos debería aunarse en un punto de confluencia que se traduzca en métricas y se plasme en un cuadro de mando, que permita el control efectivo de las acciones de marketing por parte de las empresas.

La valía del analista digital está en su capacidad para extraer datos online y procesarlos, hasta convertirlos en información valiosa para clientes, plataformas publicitarias, plataforma de ventas y espacios de comunicación. Dicho esto, cabe decir que nos encontramos ante un perfil que está viviendo su propia evolución y redefinición de conceptos, así como su propia lucha para convertirse en una figura de valor con un alto componente estratégico; esto implica dejar de hablar de analista web y pasar a hablar de analista digital.

Según los datos proporcionados por la empresa de selección de personal Page Personnel, el 55% de las empresas que demandan analistas son agencias de marketing online, el 27% son empresas online; es decir, empresas cuyo modelo de negocio comienza en una página web y el 18% son clientes finales.

La analítica digital aporta luz a las tareas de planificación de medios, contenidos, plataformas, procesos, usabilidad, movilidad... etc; en definitiva, a todo el plan de acción que se integra en el plan de marketing. Por medio de los datos es posible llegar a reducir importantes costes en la empresa y motivar al alza el retorno de la inversión (ROI). La constante evolución de internet hace que el coste de oportunidad vaya emparejado a estar (o no) a tiempo, en el momento preciso y en el lugar adecuado.

Director de Marketing de Divisadero