El acelerón híbrido deja al eléctrico en el garaje

Se sigue esperando el despegue de los vehículos totalmente eléctricos. Mientras, la tecnología combinada gana día a día adeptos

Muy lentamente, las ciudades españolas van dejando un hueco para la movilidad verde. Más infraestructuras y la mayor conciencia en los conductores hacen que los vehículos eléctricos e híbridos se abran paso en las calles y, poco a poco, convivan con los movidos por carburantes. Sin embargo, a día de hoy, la cifra aún no resulta significativa y pocas previsiones se han podido cumplir.

Con todo, las ventas de eléctricos han crecido un 45% hasta el mes de octubre de este año y no parece un hecho casual. El incremento del precio de la gasolina ha ayudado a este auge, pero esta cifra aún suena a poco: "Han sido 384 vehículos eléctricos los matriculados en los 10 primeros meses del año 2012", afirman desde Ganvam, patronal que representa a 4.600 concesionarios oficiales y 3.000 compraventas.

Desde la patronal de vendedores señalan que "estos datos son indicativos del interés gradual que van despertando los eléctricos, aunque todavía se sitúan a gran distancia en volumen con respecto a los híbridos". Y es que las verdaderas estrellas de la movilidad verde son precisamente los vehículos de tecnología combinada. Las 8.686 unidades comercializadas hasta octubre -un 1% más que el mismo periodo del año anterior- los posicionan como principal alternativa a los motores tradicionales.

El precio de un coche movido por electricidad duplica o triplica al del tradicional

Un claro ejemplo. Anfac, patronal que agrupa a los fabricantes, ha presentado los últimos datos de matriculaciones del mes de noviembre. Destaca que en todo el país solo se han vendido 41 coches eléctricos (20 en Cataluña, 19 en Madrid y 2 en Castilla-La Mancha y Galicia). Frente a este dato, los híbridos ascienden a 721 matriculaciones durante el mes de noviembre, la mayoría también en dichas regiones.

El coste impone

Pero ¿qué le pasa al eléctrico? Desde Ganvam creen que "la escasa acogida se debe, en gran medida, al elevado precio de este tipo de vehículos". Adquirir un coche movido por electricidad supone entre dos y tres veces más que el coste de un auto tradicional. Los impedimentos no se quedan ahí. Hay que sumar otros obstáculos como la falta de puntos de recarga o la escasa oferta de modelos disponibles.

Quizá, lo que más eche para atrás a los conductores sea la baja autonomía en comparación con los vehículos diésel o gasolina. "El uso de estos automóviles se restringe, en la práctica, al ámbito urbano", explican desde Ganvam. Pero los expertos coinciden en señalar que "son una buena inversión de cara a ser utilizados solo dentro de la ciudad".

Y otro dato más: la corta vida de este tipo de modelos impide conocer cuál será su futuro valor residual en el mercado de los usados. Este hecho impide que algunas compañías de renting y grandes empresas se lancen a la movilidad verde. "Prefieren invertir sobre seguro en la renovación de sus flotas", apuntan desde la patronal.

Con todo ello, las marcas se esfuerzan en mejorar sus modelos y algunas han logrado que el vehículo verde suene entre los conductores. La casa Renault se lleva la palma. Sus modelos eléctricos están entre los más vendidos de este año y satisfacen a todos los tipos de conductores. Destacan, por ejemplo, el modelo comercial, Kangoo ZE. Una furgoneta eléctrica, idónea para repartos urbanos.

Sin embargo, el más pequeño de la gama de eléctricos de la empresa Renault, el Twizy, es el que está recibiendo más interés por parte de los compradores. Fabricado en España, este vehículo es asequible para casi cualquier bolsillo (unos 7.000 euros). A pesar de ser biplaza, cumple con los estándares de seguridad y aúna las ventajas de una moto y un auto de cuatro ruedas.

Los mixtos

En el ámbito de los híbridos la oferta es mucho más amplia. Marcas de alta gama, turismos comerciales y hasta 4x4. Casi todos los fabricantes se han lanzado a su comercialización. Sin embargo, algunos nombres suenan más que otros. Es el caso de Toyota, que lleva 15 años fabricando el Prius, un modelo del que se han vendido en todo el mundo cerca de tres millones de unidades y gracias al cual la tecnología híbrida ha pasado a ser una opción más.