La ministra Pastor demanda alternativas a los despidos

Fomento exige a Iberia que mantenga las rutas domésticas

La ministra de Fomento, Ana Pastor, ha trasladado dos mensajes de peso a la dirección de Iberia: debe buscar alternativas para rebajar el número de bajas en la empresa y, en lo posible, ha de mantener activo el servicio de corto y medio radio, en el que la entidad dice acumular notables pérdidas.

Profunda preocupación en Fomento ante los planes de reestructuración de Iberia. La ministra Pastor almorzó ayer con el presidente de la aerolínea, Antonio Vázquez, y su consejero delegado, Rafael Sánchez Lozano. Una reunión que se alargó durante horas; la ministra fue al Senado, dejando a sus invitados con el secretario de Estado de Infraestructuras, Rafael Catalá, y volviópara retomarla charla. Los directivos fueron al Ministerio a desglosar el Plan de Transformación de Iberia presentado el pasado viernes. A las 19,00 horas no habían vuelto los coches oficiales a la sede de la aerolínea. Fuentes solventesafirman que tras la cúpula de Iberia, Pastor y Catalá se sentaron con los sindicatos UGT y CC OO.

Vázquez y Sánchez Lozano trasladaron la necesidad del ajuste en busca de la supervivencia de la empresa y salieron del Ministerio con una serie de reivindicaciones y líneas rojas marcadas por el Gobierno.

Horas antes, la titular de Fomento había declarado públicamente que "en un momento como este cualquier reestructuración tiene que ser dialogada con todas las partes y sobre todo tiene que incluir todos aquellos elementos que hagan posible que el despido sea la última opción". Una recomendación que mantuvo en la posterior reunión privada.

Las fuentes consultadas aseguran que la representante del Gobierno pidió a sus interlocutores que eludan el conflicto con el fin de evitar las previsibles huelgas en el periodo navideño. En este sentido, exige alternativas, como las bajas incentivadas, prejubilaciones y recolocaciones, que aligeren el despido de 4.500 personas anunciado por Iberia. La cifra alcanza al 22% de la plantilla.

Al respecto, el propio Sánchez Lozano se ha mostrado dispuesto a negociar. Siempre sin superar el 31 de enero como fecha tope para ejecutar la reestructuración.

Fomento también busca garantías de que se va a mantener el servicio doméstico. Desde Iberia se trasladó a la ministra que solo diez de los más de 70 destinos operados desde Madrid resultan rentables. La aerolínea no va a cortar con todas las rutas deficitarias, pero pretende abandonar las de componente más turístico en largo radio y ya está restringiendo su presencia en Europa (dejará de operar Berlín, Estocolmo y Ámsterdam), al margen de reducir frecuencias en vuelos desde Madrid a Málaga, Sevilla, Mallorca o Alicante.

Iberia argumenta que hay rutas que están desangrando a la compañía por su propia falta de competitividad en costes laborales o bien por el escaso valor añadido de las citadas rutas turísticas y algunas domésticas.

Sin embargo, la aerolínea cree que sigue siendo estratégico traer clientes de Europa y toda España hasta Madrid para alimentar sus vuelos a América. Una tarea en la que podría involucrar a filiales como Iberia Express, Vueling o Air Nostrum si los pilotos y el personal de cabina de pasajeros no transigen con una rebaja salarial.

El asunto de la conexión de las islas con la península también es crítico. En ese punto el Gobierno tiene la baza de la obligación de servicio público si considerara que Canarias queda aislada.