_
_
_
_
_
Fuertes inversiones

Las empresas españolas quieren a Obama

Iberdrola, Acciona, OHL, Ferrovial o ACS se beneficiarían de la victoria demócrata por su apuesta por las energías limpias y las obras públicas.

Barack Obama
Barack ObamaBloomberg

EE UU es uno de los mercados estratégicos para las compañías españolas, que iniciaron a comienzos de este siglo el desembarco en la región. En los últimos 14 años, el flujo de inversión bruta hacia este país asciende ya a un total de 51.745 millones de euros, según los datos facilitados por la Secretaría de Estado de Comercio. Solo la intensidad y larga duración de la actual crisis ha frenado de golpe el ritmo de adquisiciones y proyectos en el país norteamericano: entre enero y junio de este ejercicio se han invertido en EE UU 134 millones de euros frente a los 2.914 millones de 2011, los 2.911 de 2010 o los 5.440 millones de 2009.

El resultado de las elecciones estadounidenses de este martes será, por tanto, determinante para los intereses de las empresas españolas. Los expertos consideran que la victoria del candidato demócrata Barack Obama dibujaría el escenario más halagüeño para la mayoría de ellas, aunque también todo dependerá de como quede el reparto de fuerzas en las Cámaras del Congreso y del Senado.

"Los programas electorales de ambos aspirantes a la Casa Blanca (Obama y el republicano Mitt Romney) durante esta campaña han sido bastante grises. Gane quien gane tendrá que hacer frente al ajuste presupuestario (conocido como Fiscal Cliff), que con su entrada en vigor en 2013 supondría la activación de un programa de recorte de gastos y aumento de impuestos para intentar cuadrar el déficit, y al agotamiento del techo de deuda, previsto también para el próximo año. En este sentido, ninguno de los dos ha expresado qué pretende hacer", señala David Navarro, gestor de renta variable de Inversis Banco.

Félix González, socio director general de Capitalia Familiar EAFI, incide en esta idea. "Lo más probable es que comencemos el nuevo año sin que se haya llegado a un acuerdo que evite saltar a dicho precipicio fiscal, pero sí que dicho acuerdo se consiga en las primeras semanas del año y se evite así un impacto contractivo y duradero de dichas medidas fiscales", explica. En este sentido, José María Valle, economista de Ahorro Corporación, apunta que el nivel de cooperación entre demócratas y republicanos será la clave.

Los expertos, además, añaden que Obama actuaría como contrapeso a la posición de la canciller alemana Angela Merkel, al considerar que la defensa a ultranza de la austeridad de la canciller debe ser combinada con políticas que impulsen el crecimiento.

Pero al margen de estas incertidumbres que afectan al plano macroeconómico, la opción demócrata, cuyo ajustado triunfo auguraban las últimas encuestas y que ahora podría aumentar el margen al salir reforzada por la buena gestión de Obama durante el azote del huracán Sandy, favorecería a sectores como las energías alternativas (Iberdrola o Acciona) o las infraestructuras (OHL, Ferrovial y ACS). El más perjudicado sería defensa (Indra).

Si al final las urnas se decantan por el aspirante republicano, Banco Sabadell apunta que "la incertidumbre en torno al Fiscal Cliff sería algo menor". La firma de análisis añade que en este escenario, que considera "menos probable", los sectores que se verían más beneficiados serían consumo, energía, el financiero -aquí podrían sacar partido las filiales de los dos grandes bancos españoles (Sovereign, de Banco Santander, o Compass, de BBVA) por la legislación menos restrictiva- y en menor medida defensa. La otra cara de la moneda sería para todo lo relacionado con el sector salud (seguros médicos, equipamientos para hospitales...), ya que se da por hecho que una de las primeras decisiones de Romney sería dar marcha atrás en los programas puestos en marcha por Obama y reducir los gastos sanitarios. No obstante, este capítulo no afecta a las compañías españolas del sector con presencia en Estados Unidos. La aseguradora Mapfre opera en este país en el ramo de automóviles y hogar, mientras que la biotecnológica Grifols, propietaria de la estadounidense Talecris, centra su actividad en laboratorios.

Renovables

"El triunfo de Obama sería más positivo ya que siempre ha apostado por las renovables y las infraestructuras, dos de los sectores donde las compañías españolas están mejor posicionadas", comentan desde el servicio de estudios de un gran banco español. En este sentido, la postura de Romney no parece tan clara y hay serias dudas sobre si mantendría esta partida como prioritaria. De no haber cambio de signo político, por tanto, entre los valores que sacarían mayor partido se situarían Iberdrola, Acciona o Gamesa.

La compañía que preside Ignacio Galán es la segunda compañía eólica de EE UU, con una potencia instalada de cerca de 5.450 megavatios hora (un 38% de la capacidad eólica del grupo), y en total esta región supone ya el 7,5% del beneficio de la eléctrica. Mientras, Acciona cuenta con seis parques eólicos instalados en el país, con una potencia total de 622 MW. En Gamesa, un 25% de sus ventas proceden de EE UU.

Al potencial de crecimiento que tienen las energías renovables en el país norteamericano se añade que este mercado podría convertirse en una de las escapatorias para las empresas españolas para compensar el esperado descenso de ingresos en España tras los recientes cambios regulatorios decretados por el Gobierno de Mariano Rajoy.

De momento, la cotización de Gamesa cae este año un 46%, la de Acciona un 29% y la de Iberdrola un 17%.

Construcción

Otro de los principales abanderados españoles en EE UU son las infraestructuras y aquí todo dependerá de la nueva política económica que marque el nuevo Ejecutivo: si opta por equilibrar las cuentas por la vía del aumento de los impuestos o bien por la del recorte del gasto en inversiones públicas. Otra vez, Obama aparece como el favorito para preservar los intereses españoles en la zona.

Compañías como OHL, Ferrovial o ACS participan en las principales concesiones de la región: la compañía que preside Florentino Pérez acaba de adjudicarse obras en el metro de Nueva York por un importe de 952 millones, mientras que OHL se encargará de la construcción de un túnel submarino para la conducción de aguas entre Staten Island y Brookly, en el Estado de Nueva York, contrato con un presupuesto de 200 millones de dólares. Ferrovial, por su parte, tiene en estos momentos tres concesiones en autopistas y dos proyectos en ejecución, que suman 380 kilómetros de autopistas.

Los estragos ocasionados por el huracán Sandy en la Costa Este de EE UU y la necesidad de reconstruir y mejorar algunas de las infraestructuras de ciudades como Nueva York o Nueva Jersey podría abrir, además, nuevas oportunidades de negocio.

En el año, Ferrovial gana en Bolsa cerca de un 19% y OHL de un 6%. ACS pierde un 28%.

Sector financiero

EE UU ha sido una de las áreas geográficas, a pesar de la debilidad económica y crisis financiera que ha asolado al sector bancario del país en los últimos años, que ha permitido a los bancos españoles amortiguar la fuerte caída del negocio en España provocada por el pinchazo de la burbuja inmobiliaria.

Esta región aportó al grupo Santander entre enero y septiembre del presente ejercicio un beneficio de 747 millones de euros. De esta cifra, 416 millones de euros procedieron de su filial bancaria Sovereing, entidad en cuyo capital entró en 2006 y de la que se hizo con el 100% en 2008, mientras que los 321 millones restantes los proporcionó la filial de financiación al consumo, donde controla el 65% del capital tras la entrada de nuevos socios en 2011. Por su parte, la entidad que preside Francisco González obtuvo unas ganancias en este país de 341 millones (284 millones de euros de Compass). También están presentes Popular, Sabadell o Bankia, aunque el tamaño de sus inversiones ha sido inferior.

Los expertos, no obstante, creen que el hecho de que Obama o Romney ocupen la Casa Blanca no variará el rumbo del sector financiero español en Bolsa, ya que el peso del negocio en EE UU aún es reducido. Además, la evolución tanto de sus cuentas de resultados como en Bolsa estará más marcada por las dudas sobre si España pedirá finalmente el rescate a Bruselas o de cómo purgan el lastre inmobiliario y remontan la sequía de actividad en España.

Defensa

Es uno de los puntos con más discrepancias entre los candidatos a la Casa Blanca -Obama siempre ha defendido recortes en este área mientras que Romney la considera prioritaria-, por lo que en Indra cruzan los dedos por la victoria republicana. En 2011, esta compañía obtuvo 19,8 millones de euros en ventas en EE UU y actualmente es proveedor de sistemas de entrenamiento para la US Navy.

Salud

El impacto del resultado electoral en política sanitaria no aguará la subida bursátil que lleva acumulada Grifols, cuyas acciones se han revalorizado un 101% desde comienzos de año, debido al perfil de su negocio.

La adquisición de Talecris, además, empieza a dar sus frutos, ya que en los nueve primeros meses del ejercicio la compañía farmacéutica registró un crecimiento de las ventas en EE UU del 63%, debido al efecto positivo del tipo de cambio.

La aseguradora Mapfre, por su parte, obtuvo el pasado ejercicio un volumen de primas de 1.401 millones de euros en este mercado.

Consumo

Inditex, con 44 tiendas en Estados Unidos, es el principal representante español dentro del sector vinculado con el consumo. El grupo textil que controla Amancio Ortega obtiene ya un 14% de las ventas del continente americano que, junto al mercado asiático, está compensando la debilidad del consumo en Europa.

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance
Recíbela

Más información

Archivado En

_
_