Economía inspeccionará la sociedad y podrá ordenar que el Estado la intervenga

Los mala gestión del 'banco malo' estará multada con 500.000 euros

El grupo Popular ha presentado 46 enmiendas a la reforma financiera en las que detallan, por ejemplo, las sanciones que se impondrán al banco malo -desde un millón de euros- y a sus gestores -500.000 euros- en caso de que cometan infracciones. Economía será quien dirija la supervisión de la entidad, por encima de Banco de España, y tendrá facultad para decidir su intervención.

El pliego de enmiendas presentadas por el grupo Popular al proyecto de ley de reestructuración y resolución de entidades de crédito (del 31 de agosto) rivaliza en volumen con la propia norma. Se trata de 46 enmiendas, que serán previsiblemente aprobadas en su totalidad gracias a la mayoría absoluta del PP en el Congreso, que entre mejoras técnicas y correcciones, incluyen nuevos detalles del saneamiento del sector y otras novedades respecto al banco malo. Entre estas últimas, se encuentra desarrollado un nuevo régimen sancionador para la sociedad de gestión de activos procedentes de la reestructuración bancaria (la Sareb) o a sus gestores.

El articulado establece que se considerarán "infracciones muy graves" en la labor del banco malo "la realización de actividades ajenas a su objeto social que pongan en peligro la consecución de los objetivos" (salvo que la falta tenga un carácter ocasional, con lo que se quedará en "infracción grave"), "carecer de la contabilidad exigida", incumplir la obligatoria auditoría anual, fallar en la transparencia, la falta de remisión de datos al Banco de España en tiempo y forma, o la reiteración de varias infracciones graves en un periodo de cinco años. Serán solo "graves" las infracciones aisladas así como "el incumplimiento de las obligaciones de gobierno corporativa y las relativas a la estructura organizativa".

Una infracción muy grave obligará a la Sareb a pagar una multa "de hasta el 0,01% del total de los activos gestionados por la sociedad o hasta un millón de euros si aquel porcentaje fuera inferior a esta cifra". Dado que el tope del banco malo está en los 90.000 millones de euros en activos, la sanción máxima sería de nueve millones de euros. Si la infracción es solo grave, la multa será por el 0,001% de los activos o hasta 500.000 euros si está por debajo. Más allá de las sanciones impuestas a la propia sociedad, las enmiendas del PP clarifican que "quienes ejerciendo cargos de administración o dirección" sean responsables de una infracción muy grave serán multados por un importe "de hasta 500.000 euros, así como suspendidos de su cargo tres años o inhabilitados cinco años.

Más allá de eso, "cuando existan indicios fundados de que la sociedad de gestión de activos se encuentra en una situación de excepcional gravedad" que ponga en peligro sus objetivos, "el Banco de España podrá acordar la sustitución de sus órgano de administración". En paralelo a la inspección constante del organismo que gobierna Luis María Linde, sin embargo, se constituirá una Comisión de Seguimiento que analizará el plan de negocio del banco malo, sus desviaciones, así como los planes de desinversión y amortización de la deuda avalada. El grupo estará integrado por cuatro miembros, de los que el presidente -con voto de calidad- será nombrado por el Ministerio de Economía. Le acompañarán otro por parte de Hacienda, un tercero por el Banco de España y un cuarto por la CNMV. Se reunirá "al menos" trimestralmente y podrá reclamar la intervención de la Sareb.

60.000 millones al FROB

Las enmiendas también establecen que se dote de un crédito extraordinario al FROB "por importe de 60.000 millones de euros", de los que disponer para recapitalizar a la banca, que son las necesidades detectadas por la consultora Oliver Wyman, frente a los 40.000 que se espera que se necesiten utilizar. También se establecen "55.000 millones de euros para el otorgamiento de avales" a cambio de los activos traspasados -que la banca con ayudas podrá utilizar para pedir liquidez al BCE- en 2012, cuando se espera que se traspase la carga de las entidades nacionalizadas. Para 2013 se reservan 65.000 millones en avales.

Los fondos de la Sareb tributarán 15 años al 1%

Las enmiendas presentadas por el PP a la reforma financiera establecen también las claves sobre la tributación que gravará a los Fondos de Activos Bancarios (FAB), los instrumentos a través de los cuáles se invertirá en los diferentes paquetes de activos que se traspasen al banco malo. En concreto, los FAB estarán sujetos al régimen fiscal previsto para las Instituciones de Inversión Colectiva, es decir, tributarán al 1%. Esta situación especial perduraría durante los 15 años de vida útil prevista para la Sareb, si bien se contempla que los FAB_puedan seguir adelante más allá, sujetos al impuesto sobre sociedades. La justificación del Partido Popular ante estos beneficios fiscales es que su objetivo es "fomentar las inversiones" en los FAB "y conseguir una desinversión pública paulatina" en la sociedad de gestión de activos, que nacerá participada por el FROB.