Sobre la recapitalización bancaria dice que "no es una preocupación del Gobierno"

Rajoy: "No he recibido presiones" para pedir el rescate

El presidente del gobierno, Mariano Rajoy, ha sido tajante sobre la petición del auxilio financiero al BCE por parte de España: "No ha habido presiones, sí opiniones", ha asegurado tras finalizar la cumbre de los líderes de la Unión Europea. Rajoy ha manifestado además que los cuatro puntos de deuda que supondrá el rescate de la banca "no son una de las principales preocupaciones del Gobierno". Rajoy ha adelantado que no habrá nuevas grandes medidas para recortar el déficit.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, se dirige a los periodistas tras la cumbre europea el 19 de octubre de 2019.
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, se dirige a los periodistas tras la cumbre europea el 19 de octubre de 2019.

"La decisión aún no está tomada". Con esta frase, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha descartado avanzar o dar alguna pista sobre la petición por parte del gobierno español de auxilio financiero al fondo de rescate y al Banco Central Europeo para que compre deuda española. El líder popular ha comparecido ante los periodistas para dar cuenta de la cumbre europea, y ha negado tajantemente que ningún líder europeo le haya urgido a que pida el rescate. "Ningún dirigente me ha dicho que utilice el mecanismo del BCE", ha afirmado. "No ha habido presión, ha habido opiniones. Son opiniones y éstas son libres", asegura.

También en respuesta a los medios, Mariano Rajoy quiso desmentir supuestos enfrentamientos entre países o la presunción de que los calendarios se están adoptando según los intereses de Alemania. "El documento que hemos debatido no lo ha presentado ningún país de la UE", aseveró, sino el presidente del Eurogrupo y el de la CE. "Alemania ha estado en la misma posición que todos y los acuerdos se han tomado por unanimidad", recalcó. "Alemania está actuando de forma muy constructiva".

Aplaude los resultados de la cumbre

El presidente español se ha felicitado por los resultados, en contra de la opinión mayoritaria de que los acuerdos perjudican a los intereses de España. "Hay un rumbo, hay un objetivo claro", ha asegurado. "Europa se mueve y España ha impulsado las reformas". El presidente, en todo momento, se esforzó por poner en valor el hecho de que a pesar de que pueda parecer que la UE se mueve lentamente, se están produciendo avances en todos los ámbitos y se están poniendo en funcionamiento herramientas que hac epoco no existían. "Hace pocos meses nadie hablaba de unión bancaria y fiscal".

Los pactos alcanzados ayer no parece que vayan a incluir la recapitalización directa de la banca española. A este respecto, minimizó los efectos de los cuatro puntos de PIB que supondrá para el Estado. "No son una de las principales preocupaciones del Gobierno". Y si España ha pedido el rescate bancario no ha sido "porque le urja especialmente", aseguró. "Lo que pasa es que España quiere que haya una unión monetaria, y por eso es bueno que haya una recapitalización directa".

No más medidas contra el déficit

Como era de esperar, Rajoy manifestó rechazó a los periodistas la convocatoria de huelga para el 14 de noviembre, que calificó de "negativa" para España. "Estamos tomando decisiones que son complicadas y difíciles, pero la situación obliga a tomarlas". En este sentido, anunció que no habrá nuevas grandes medidas para recortar el déficit: "Creo que el grueso de las decisiones en materia de déficit ya se han adoptado". Y manifestó: "todas las decisiones que se están tomando, las que tomamos a nivel nacional persiguen un único objetivo: crecimiento económico, empleo y mejora del bienestar de los ciudadanos".

Y cuando lo consideró oportuno, dio por zanjada la rueda de prensa: "Señoras y señores, me voy porque me tengo que ir". Y se fue.