COLUMNA

Activos intangibles a la baja

Las empresas han sobrevalorado sus adquisiciones. Esta es la sencilla conclusión que puede extraerse de un nuevo análisis de los balances de las empresas europeas por parte de Houlihan Lokey, la asesora de fusiones y adquisiciones. Las corporaciones con acciones cotizadas en el DJ Stoxx 600 vieron reducidos sus activos intangibles por valor de 76.000 millones de euros, cinco veces la cantidad del año pasado y 5.000 millones más que en 2008.

El fondo de comercio de una empresa es un asiento contable que salva la diferencia entre el precio que se paga en una adquisición y el valor contable de los activos subyacentes. En términos económicos, el fondo de comercio es una medida de la prima pagada por esos intangibles como posiciones privilegiadas en el mercado y conocimientos técnicos.

El valor inicial del fondo de comercio en los libros contables refleja el precio necesario para consumar un acuerdo. El valor posterior refleja un juicio más maduro del beneficio potencial de los activos correspondientes.

¿Por qué el repentino repunte de pérdidas? Quizá los consejos quieren incrementar los retornos sobre el capital. O quizá han decidido que el congelado clima económico europeo ha enfriado los flujos de caja futuros. Podrían estar barriendo la casa para la próxima ronda de engrandecimiento del ego corporativo, no por ello amistoso con el accionista. Simplemente pueden querer esconder los sobreprecios pasados. Según los datos de Houlihan, los ingresos del Stoxx antes de la reducción de balances crecieron un 7,5% en 2011.

En cualquier caso, los recargos deberían hacer recordar que los acuerdos pasados fueron caros para los accionistas de las empresas adquirentes. Puede ser demasiado optimista esperar que el empresariado europeo en conjunto aprenderá las lecciones de las pasadas destrucciones de valor, ya que la mayoría de las últimas tuvieron lugar en dos sectores: bancos y telecomunicaciones.