El presidente sigue deshojando la margarita

Rajoy asegura a sus barones que aún no ha decidido si pedirá ayuda a la UE

Europa ha puesto la alfombra roja, pero sigue habiendo dos borrones. Alemania se muestra ahora reacia a un inminente rescate a España y Rajoy dice que se lo sigue pensando.

El jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy, sigue estudiando los detalles y las eventuales consecuencias que tendría solicitar ayuda a la UE y así se lo trasladó ayer a los barones del PP, que hoy están reunidos junto al resto de presidentes autonómicos en el Senado.

Fuentes de la dirección del PP han insistido así en que el Gobierno todavía no ha tomado una decisión al respecto, a pesar de las informaciones que apuntan a que la petición de rescate podría ser el próximo fin de semana.

Rajoy y su equipo económico siguen en contacto con los socios europeos y con las instituciones comunitarias para conocer a fondo las implicaciones de solicitar ayuda a Bruselas y tomará una decisión si comprueba que se trata de la mejor solución para España y también para el euro.

El Gobierno está aprovechando además estos contactos, según han informado fuentes del Ejecutivo, para insistir en la necesidad de cumplir los acuerdos adoptados por el Consejo Europeo en junio, cuando los veintisiete decidieron, entre otras cuestiones, contar con un supervisor bancario único.

Si España cumple sus compromisos, como está haciendo, la UE también debe respetar sus acuerdos, sostienen las fuentes del Gobierno convencidas de que los mercados están pendientes de los pasos que dan los socios europeos hacia una unión bancaria y fiscal.

El comisario europeo de Asuntos Económicos, Olli Rehn, ratificó ayer que no existe ninguna petición de rescate por parte de España, pero dejó claro que Bruselas está preparada para atender cualquier solicitud de ayuda al fondo de rescate permanente.