La deuda pública, en máximos