El 90% del nuevo endeudamiento corresponde al Gobierno central

La deuda pública roza el 76% del PIB y toca máximos de 100 años

La deuda pública en España continúa su escalada imparable y tocó máximos históricos en el segundo trimestre al superar los 804.000 millones de euros, el 75,9% del PIB. Se trata del nivel más alto desde 1913, según la estadística internacional del FMI.

La caída de los ingresos y la necesidad de financiar el abultado déficit, que finalmente cerró en el 9% en 2011, están llevando a todas las Administraciones públicas a recurrir de forma masiva al endeudamiento. En el segundo trimestre del año, la deuda del Gobierno central, las comunidades autónomas, los ayuntamientos y la Seguridad Social siguió la línea ascendente iniciada en el segundo trimestre de 2011 y se situó en 804.400 millones de euros, lo que representa un nuevo máximo histórico.

Respecto al anterior trimestre, el incremento fue del 4% (21.000 millones más), mientras que si la comparación se realiza con el mismo periodo de 2011, el alza se eleva al 21% (100.000 millones). Si se compara con respecto al PIB, se trata del nivel más alto alcanzado desde 1913, según la estadística mundial que elabora el Fondo Monetario Internacional.

El Programa de Estabilidad que el Ejecutivo ha enviado a Bruselas prevé que la deuda pública roce el 80% del PIB a finales de este año. Un objetivo de difícil cumplimiento si se tiene en cuenta la aportación que tendrá que hacer el Tesoro para la puesta en marcha del Fondo de Liquidez Autonómica (FLA) y las inyecciones de liquidez que podría tener que realizar a la Seguridad Social o a las comunidades autónomas ante la fragilidad de sus cuentas. De hecho, el BCE ya alertó el pasado jueves de que si el Ejecutivo no acomete todos los ajustes pactados con la UE, la deuda pública puede dispararse al 100% del PIB en 2015, 20 puntos más de las proyecciones diseñadas por el Gobierno.

La deuda de las comunidades autónomas también ha crecido con fuerza, con un avance del 3% en los últimos tres meses y ha superado por primera vez los 150.000 millones de euros. El endeudamiento de Cataluña sigue creciendo con fuerza y alcanza los 43.954 millones, lo que supone el 22% del PIB regional y un nuevo máximo histórico. La comunidad presidida por Artur Mas es la que más fondos ha solicitado al FLA (5.023 millones) y tras ella han pedido ayudas la Comunidad Valenciana (3.500 millones) y Murcia (700 millones). El comportamiento de ambas autonomías ha sido diferente. Mientras que la deuda en Murcia ha seguido creciendo hasta los 3.282 millones, la de la Comunidad Valenciana ha sido la única de las 17 regiones que ha disminuido, con seis millones menos. La cuarta comunidad que solicitará la ayuda del FLA será con toda seguridad Andalucía. El presidente andaluz, José Antonio Griñán, admitió el viernes que necesitará un anticipo o acogerse al Fondo de Liquidez Autonómica (FLA) para cubrir los vencimientos de deuda de 600 millones de euros a los que hay que hacer frente el 4 de octubre. "No se han podido hacer emisiones autorizadas porque en estos momentos no hay mercado. Ante esta situación solo hay dos formas de actuar: o te dan un anticipo o te dan el FLA, no hay más maneras que esas", aseguró en un desayuno informativo con la Asociación de Periodistas Parlamentarios de Andalucía.

Estas dificultades pueden comprometer el objetivo de déficit autonómico para este año, cifrado en el 1,5% del PIB. De hecho, hay tres comunidades (Murcia, Extremadura y Navarra) que ya han sobrepasado ese límite en los primeros seis meses del año. Pese a ello, el secretario de Estado de Administraciones Públicas, Antonio Beteta, confió el viernes en que la gran mayoría cumplirá, ya que las cifras del primer semestre no recogen los recortes en educación, sanidad y la función pública, "por lo que hay un importantísimo ahorro que no está contabilizado".