Rajoy promete no tocar las pensiones ni aceptar que le diga la UE dónde recortar