Rajoy lanza un mensaje de esperanza: "Superaremos los tiempos difíciles"

Las plusvalías del primer año tributarán a los tipos del IRPF

Rajoy lo apuntó en la entrevista del martes por la noche en televisión y lo ha concretado en la rueda de prensa posterior a su reunión con su homólogo finlandés. Habrá una reforma en la tributación de las plusvalías, que pagarán tipos distintos dependiendo de su antigüedad para penalizar los movimientos especulativos a corto.

El presidente del Gobierno de España, Mariano Rajoy, junto al primer ministro finlandés, Jyrki Katainen, durante la rueda de prensa que han ofrecido tras la reunión que han mantenido en el palacio de La Mocloa
El presidente del Gobierno de España, Mariano Rajoy, junto al primer ministro finlandés, Jyrki Katainen, durante la rueda de prensa que han ofrecido tras la reunión que han mantenido en el palacio de La Mocloa

La legislación de 2006 sobre la tributación de las plusvalías queda abolida. El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, lo ha anunciado en la rueda de prensa posterior a su reunión con el primer ministro finlandés, Jyrki Katainen. Anoche lo apuntó en su primera entrevista en televisión en sus nueve meses de mandato y ahora lo ha concretado.

La idea es volver al régimen que grava las plusvalías dependiendo de su antigüedad, algo que se cambió a partir de 2006. Si su plazo de generación es inferior o igual al año, se verán penalizadas. El argumento que subyace bajo esta reforma es diferenciar entre la inversión especulativa (eso es lo que se considera si las ganancias se han producido en menos de doce meses) y la inversión a largo plazo.

Para esta última, se mantiene la tributación actual. Las plusvalías pagan a Hacienda entre un 21% y un 27% dependiendo de su cuantía. Si la ganancia se ha conseguido en menos de un año, la referencia es el tipo de IRPF de la persona que las ha conseguido. Se entiende que esta tasa va a ser superior. "No tiene sentido que el impuesto sea el mismo cuando se venden acciones media hora después de haberlas comprado", ha explicado Rajoy.

El presidente no ha dicho cuándo se tomará esta decisión ni en qué momento entrará en vigor, pero está dentro de la reforma tributaria que va a acometer el Gobierno y que también incluirá los llamados "impuestos verdes".

Al margen de este anuncio, la rueda de prensa conjunta con el primer ministro finlandés ha dejado pocas medidas concretas y muchos llamamientos a la esperanza. "Nos enfrentamos a tiempos difíciles, pero estoy seguro de que, como en otras ocasiones, lo superaremos con esfuerzo", ha dicho.

También ha defendido los ajustes acometidos por su Gobierno para cumplir con el déficit. "Hacemos esto porque nos lo creemos, es fundamental para el crecimiento y es una regla dentro de un club", han sido sus palabras.

Como ya viene siendo tradicional en sus comparecencias, Rajoy ha urgido a Bruselas a acelerar la unión bancaria, ha bendecido la unión económica y ha reiterado que no tiene decidido si se va a pedir el rescate. El presidente defendió su plan de ajuste frente al del presidente francés, François Hollande. "æpermil;l ha decidido repartir los 30.000 millones entre 20.000 millones de aumento de ingresos y 10.000 de reducción de gastos y nosotros hemos hecho mitad y mitad".

Rajoy también desveló que el presidente de la Generalitat de Cataluña, Artur Mas, le ha pedido una entrevista sobre el pacto fiscal, aunque no fue más allá. El mandatario se extendió más cuando los periodistas le preguntaron por los malos resultados arrojados por el último informe de la OCDE sobre educación y los bajos niveles de calidad que otorga a la española: "Esta situación es ciertamente lamentable".