UPN ha planteado adelantar de junio a enero y de diciembre a julio las pagas

Partidos y sindicatos navarros debaten un nuevo calendario para las pagas extras

El Gobierno foral de Navarra no encontró ayer apoyo entre los partidos y sindicatos a su propuesta de cambiar el calendario de las pagas extraordinarias de los funcionarios para "atenuar" los efectos que tendrá la supresión de la correspondiente a diciembre, extra que siguen reclamando.

El Ejecutivo de UPN ha planteado adelantar de junio a enero y de diciembre a julio las pagas extras durante el periodo 2013-2015, aunque mantuvo la suspensión de la paga de Navidad de este año a la espera de que el Gobierno central precise la forma de compensación. La medida afectaría también a los ayuntamientos que quieran adherirse a ella, algo que el alcalde de Pamplona, Enrique Maya, se mostró dispuesto a hacer en la ciudad por considerar que se trata de un planteamiento "muy inteligente". Sin embargo, para el principal partido de la oposición, el PSN, la iniciativa no merece su respaldo porque, según dijo el secretario general, Roberto Jiménez, la de diciembre "no es una paga graciable", sino parte del salario de los empleados.

Por eso, adelantó que en el Parlamento foral los socialistas apoyarán que cobren este año la paga y si el Gobierno central recurre, "la solución es muy fácil: se hace una modificación presupuestaria y que el año que viene cobren tres".