España coloca 3.500 millones en bonos y paga hasta un 38 por ciento menos