Emite a rentabilidades entre el 2,79% y el 4,6% a dos, tres y cuatro años

El Tesoro capta 3.500 millones con una demanda menguante

El Tesoro ha emitido 3.500 millones de euros en bonos a 2, 3 y 4 años. Capta así el máximo previsto en una subasta clave celebrada hoy horas antes de la esperada reunión del BCE. La caída de la prima de riesgo permitió una rebaja sustancial de los costes de financiación pero la demanda se debilitó. El ratio de cobertura total quedó en 1,85 veces. Los tipos medios oscilaron entre el 2,79% y el 4,6%.

El Tesoro afrontaba hoy una nueva prueba. El reto, quizá algo menor al de la anterior subasta de deuda a largo plazo, se debía en parte al mejor tono del mercado en las últimas semanas. La expectativa generada ante la reunión de hoy del BCE ha provocado una fuerte caída de la prima de riesgo en las últimas sesiones (antes de la subasta rondaba los 472 puntos, lejos del máximo de 650 que rozó en julio) y una importante relajación de las rentabilidades de la deuda en los plazos más cortos. Dos factores que jugaron hoy a favor del Tesoro. En primer lugar por los plazos a los que emitía (2, 3 y 4 años) y en segundo lugar por la relativa tregua de los mercados, a la espera de conocer hoy si el BCE finalmente desvela su hoja de ruta para acabar con la crisis. En particular se espera que concrete su plan de compras de deuda.

En este contexto, el resultado de la subasta estuvo dentro de lo esperado. El Tesoro logró emitir el máximo previsto, 3.500 millones de euros, pero también se percibió una importante caída de la demanda que refleja la cautela de los inversores ante lo que pueda ocurrir en las próximas horas. La colocación se saldó a tipos muy inferiores a los de anteriores emisiones. De hecho se colocó deuda por debajo del 3% a dos años por primera vez desde abril, pero también quedó patente que la demanda sigue siendo menguante a pesar de que el mercado espera un apoyo del BCE a la deuda española.

En concreto el Tesoro emitió 1.390 millones de euros a cuatro años (vencimiento 2014) a un tipo medio del 4,6%, más de un punto porcentual inferior al de la última emisión (5,91%). La demanda, sin embargo, mermó sustancialmente al quedar el ratio de cobertura en 1,86 veces frente a las 2,72 de la emisión anterior. Los inversores, por tanto, se muestran menos dispuestos a asumir riesgos a rentabilidades inferiores. En la referencia a tres años (vencimiento 2015) el Tesoro colocó 1.430 millones, tramo que recibió la menor demanda de todos al quedar el ratio de cobertura en 1,76 veces frente a las 2,28 de la emisión anterior. En este caso la caída de los costes de emisión fue aún mayor. El tipo medio quedó en el 3,67% frente al 5,086% de julio.

En cuanto a la referencia a dos años, el Tesoro emitió 682 millones a un tipo medio del 2,79% frente al 4,706% de la emisión anterior. La rebaja de tipos en este plazo fue la más destacada, en parte por la evolución del mercado secundario en las últimas semanas ante la expectativa de que el BCE centre las compras en los plazos cortos de la curva. La demanda también se redujo y el ratio de cobertura cayó a 2,01 desde 3,97.

En todas las obligaciones, el tipo de interés se ha situado en línea con la cotización en el mercado secundario, según explicó hoy el ministerio de Economía. Hasta la fecha, el Tesoro Público ha colocado el 76,8% de la previsión de emisión de instrumentos a medio y largo plazo para todo el año, hasta un total de 65.954 millones de euros. En cuanto a los tipos de interés de emisión, a fecha 31 de julio se han situado en el 3,43%, frente al 3,90% con que se cerró 2011.