Debacle económica

Las farmacias exigen a Sanidad más atribuciones profesionales

Las farmacias españolas reclamaron ayer nuevas atribuciones para paliar la debacle económica que sufren. "Debemos avanzar en un nuevo modelo asistencial que incluya una cartera de servicios farmacéuticos, protocolizado y consensuado con la Administración que nos permita un mayor desarrollo profesional y que sirva, además, para mitigar las partidas económicas que sufren las farmacias", aseguró ayer Ana Aliaga, secretaria del Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos de España, durante la celebración del curso Cartera de servicios en las oficinas de farmacias, organizado por Cofares en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo de Santander.

En opinión de Carlos González Bosch, presidente de Cofares, "la farmacia tiene una gran oportunidad para ofrecer más servicios y para erigirse como elemento básico de la sociedad en la mejora de la calidad de vida". En este sentido, el Consejo General de los Colegios Oficiales de Farmacéuticos (CGOF) avanzó algunos programas piloto, como el Plan Consiga que se ha puesto en marcha en Murcia, Granada y Cádiz para evaluar en la población el impacto de los medicamentos. "El 57% de las personas que siguieron estos estudios de incompatibilidad mejoraron de salud, y se produjo un ahorro de hasta 360 euros por paciente", explicó Aliaga.

No han sido los únicos. El Proyecto Adhiérete para pacientes polimedicados dependientes también ha conseguido excelentes resultados. Los farmacéuticos, sin embargo, creen que pueden ser imprescindibles en la detección prematura de enfermedades como el cáncer de colon o el VIH, algo que se está haciendo en Cataluña y País Vasco. En este sentido, los farmacéuticos proponen que "parte de los ahorros que se produzca en el Sistema Nacional de Salud se reviertan directamente al sector farmacéutico".

Fármacos a domicilio

Ana Beatriz Gaminha, directora general de BSG Pharmaceuticals, abogó por que las farmacias vendan por internet y subcontraten la mensajería para llevar la medicación a casa del paciente. En Portugal, varias farmacias ya lo han puesto en marcha con éxito.