Por "las modalidades de entrada" en su capital

Hermès se querella contra Louis Vuitton

El grupo de artículos de lujo Hermès International ha confirmado este martes que el pasado 10 de julio se querelló contra el líder mundial del sector, el grupo francés LVMH, por "las modalidades" utilizadas para entrar en su capital.

Tienda de Hermes en París
Tienda de Hermes en París

Según ha explicado un portavoz de Hermès, un escueto comunicado divulgado hoy confirma una información que publicará mañana el semanario Charlie-Hebdo. La denuncia, ha resaltado, "es simplemente una continuación lógica" de los primeros elementos y cuestionamientos planteados por Hermès contra las modalidades utilizadas por LVMH para entrar en su capital, del que según los últimos datos conocidos posee al menos un 22,28%.

A la vista de los elementos de que dispone, los directivos de Hermès International consideran que existen "verdaderas razones" para cuestionar esa modalidad de entrada, recalca la fuente.

Tras la operación de adquisición de LVMH el reglamento ha cambiado, agregó el portavoz, sin precisar las razones que el pasado julio decidieron a esta gran firma del lujo francés, fundada en 1837, a presentar su querella.

El pasado mayo, el grupo que preside Bernard Arnault, propietario de algunas de las más grandes firmas de la alta costura y pret-à-porter de lujo francés como Dior, Givenchy, Kenzo o Celine, informó de que poseía un 22,28% del capital de Hermès.

Es decir que no había aumentado ni disminuido desde el 20 de diciembre de 2011, seis días después de que Hermès anunciase la creación de Holding H51, precisamente para impedir que LVMH o cualquier otro grupo pudiese llegar a controlar el destino de la firma.

En la actualidad, la familia controla el 72% del capital de Hermès, el 50,2% mediante Holding H51, cuyos miembros tienen, además, derecho prioritario de adquisición sobre un 12,3% suplementario de capital.

En octubre de 2010, LVMH sorprendió a los propietarios mayoritarios de Hermès al informar sin previo aviso de que poseía más del 17% de sus acciones, lo que el grupo familiar consideró inadmisible y que el líder mundial del lujo continuó ampliando posteriormente, al menos hasta mayo de 2012.

En Francia, pasado cierto umbral legal y antes de cruzar el siguiente, una empresa no tiene obligación de declarar las compras que hacen a la Autoridad de los Mercados Financieros (AMF), supervisor de la Bolsa de París, por lo que el portavoz de Hermès dice ignorar si después del pasado mayo LVMH ha comprado nuevos títulos del grupo.

Subraya, no obstante, que gracias al consorcio H51 "no nos sentimos frágiles" y la empresa está protegida y su control familiar garantizado de manera sostenible.

El holding se creó para proteger ese carácter familiar del grupo, cuyos directivos consideran que es, precisamente, una de las claves de su éxito, señaló.