Reconversión del sistema financiero

El Estado tendrá tres años más que la banca para devolver la ayuda europea

España tendrá un margen de tres años para devolver el dinero aportado por Europa para el rescate bancario, desde que termine de sanear el sector. El acuerdo con Bruselas contempla un plazo de siete años, como máximo, para que el FROB pueda recuperar los fondos inyectados en bancos con problemas. Mientras tanto, los pagos del Estado para restituir el rescate comenzarán en 10 años.

El dinero del rescate bancario aún no ha llegado a España, pero economistas y responsables políticos ya piensan en el lastre que supondrá para la deuda pública del país durante la próxima década.

De acuerdo con las condiciones financieras pactadas entre el Gobierno español y la Comisión Europea -en el Memorándum de Entendimiento (MoU, en sus siglas en inglés)-, el Estado tendrá que empezar a devolver las ayudas recibidas dentro de 10 años. Será en 2022 cuando España afrontará los primeros pagos.

En 2020, el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) debería haber resuelto por completo el saneamiento del sector financiero, objetivo prioritario de la ayuda recibida, que podría llegar a 100.000 millones de euros.

Según se desprende del borrador de real decreto sobre el nuevo modelo de solución de crisis bancarias, que el Consejo de Ministros prevé aprobar hoy, el capital que reciban las entidades financieras en apuros debería devolverse en un plazo máximo de cinco años, ampliable en algunos casos en otros dos ejercicios.

En puridad, la entidad receptora del capital no devolverá nada, como ya explicitó hace unos meses el presidente ejecutivo de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri. Realmente, el FROB se convertirá en accionista de los grupos nacionalizados (ya lo es en Bankia, Catalunya Caixa y Novagalicia) y lo que impone el citado borrador es que en 2017 deberá estar completa la reestructuración, que comportará la venta total o parcial de estas entidades para recuperar el dinero.

En el caso de que se concediera la prórroga y, para 2019 el Estado no hubiera encontrado un comprador para los grupos nacionalizados, el borrador impone la obligación de liquidar por completo la entidad por resultar inviable. De esta forma, el Gobierno español tendrá un colchón de tres ejercicios desde que termine la reestructuración de la banca y el plazo para la recuperación del dinero aportado a entidades con problemas, hasta que tenga que empezar a devolver el rescate.

El plazo máximo de vencimiento de la ayuda aportada será de 15 años aunque el vencimiento medio del conjunto del préstamo será de 12,5 años.

Los plazos

5 años es el plazo fijado para reestructurar entidades, ampliable a otros dos.

10 años es el plazo que tiene el Estado para empezar a devolver el crédito