Muy confidencial

Crédit Agricole acumula 210 millones de minusvalías en Bankinter

Bankinter se ha convertido en una inversión amarga para Crédit Agricole. El grupo francés acumula unas minusvalías latentes no reconocidas de 210 millones en la entidad. Ahora tiene pendiente decidir si asume el golpe y reduce su exposición a España o si mantiene la apuesta con el riesgo de que el quebranto se incremente dada la delicada situación del país.

Crédit Agricole entró en la entidad española por la puerta de atrás. La adquisición del 15% en manos de Ramchand Bhavnani a través de un acuerdo bilateral a espaldas del resto de consejo le dio una cabeza de puente en su capital. Su posición estaba reforzada por el 4,54% que había logrado previamente a través de operaciones de mercado. Pero aquella ofensiva no ha culminado como se preveía.

Cuatro años después, el grupo francés sigue sin controlar el banco madrileño. De hecho, ni siquiera se sienta en su consejo de administración. No ha conseguido convertir el banco naranja en su pied-à-terre en España.

En su día, Crédit Agricole pagó 13,60 euros por cada título de Bankinter. Su inversión total inicial ascendió a 809 millones de euros. Al cierre de ayer, la acción del banco se encontraba en 2,85 euros. Así, la minusvalía acumulada en cuatro años asciende al 79%. Parte de las pérdidas ya han sido asumidas.

Aunque en este tiempo ha hecho operaciones adicionales que le permitieron alcanzar el 24,5% del capital de Bankinter, parece que el interés del grupo galo por la entidad que dirige María Dolores Dancausa empieza a flojear. Crédit Agricole ha vendido este año 35 millones de euros en títulos de su participada y no acudió a la ampliación de capital realizada este mes. Así, su presencia se ha diluido en un año hasta el 19,42%. El líder indiscutible de Bankinter es hoy Jaime Botín-Sanz de Sautuola y su familia, con un 24,5% de las acciones.

Crédit Agricole otorga un valor de 507 millones de euros a su actual participación en la entidad española, según indica su informe de resultados del primer semestre. Sin embargo, la cotización bursátil de Bankinter situaba ayer el precio de este paquete en 297 millones. Si vendiera ya, cosecharía unas minusvalías de 210 millones de euros.

A pesar de lo abultado de la cifra, la opción está encima de la mesa. Así lo reconoció el pasado martes Jean-Paul Chifflet, consejero delegado de la multinacional francesa. "No hemos tomado una decisión, pero estamos abiertos", afirmó en alusión a una posible salida de Bankinter. El mensaje está ahí: Crédit Agricole reconsidera la que tenía que haber sido su gran apuesta española.