Cinco Sentidos

México, un imán para empresarios

La afinidad cultural con España y el idioma son algunos de los atractivos del país.

México es el lugar de inversión de muchas empresas internacionales. España no ha dejado pasar la oportunidad y en las últimas décadas ha impulsado allí sus principales marcas. Las reformas económicas que el país americano ha emprendido en los últimos años lo han convertido en una de las economías emergentes o en crecimiento que más facilidad ofrece a las compañías para implantarse y hacer negocios. Así lo refleja México: un destino natural y estratégico, un libro publicado por el Banco Santander y la Universidad Antonio de Nebrija en el que varios expertos analizan la economía de la nación y en el que empresarios españoles allí trasladados relatan su experiencia.

El crecimiento de la economía mexicana "ha sido relativamente modesto, pero su potencial es muy elevado, dadas sus condiciones de estabilidad macroeconómica, marco regulatorio e institucional, seguridad jurídica, sistema financiero y grado de apertura externa", declara Gonzalo Solana González, director de la Cátedra Nebrija Santander en Dirección Internacional de Empresas.

México es la decimocuarta economía del mundo, la undécima si el cálculo se hace atendiendo en paridad de poder adquisitivo (PPA), según el Fondo Monetario Internacional (FMI). Además, es el undécimo país más poblado del planeta y el segundo de Latinoamérica. Esto, junto con su gran mercado interno -tiene una población de 112 millones de habitantes, en su mayoría gente joven de clase media, y una elevada renta per cápita, por encima de los 10.000 dólares-, convierte a este Estado en una economía de relevancia internacional.

Una oportunidad para España

Las relaciones económicas y empresariales entre México y España se empezaron a intensificar hace más de 20 años y hoy es uno de los principales socios de las empresas españolas. De hecho, es el cuarto destino de sus exportaciones, sin contar Europa, y el primero en América Latina. Además, España es su segundo mayor inversor, por detrás de EE UU, suponiendo un 15% de sus inversiones en los últimos 10 años.

Según los datos de la Cátedra Nebrija Santander, a finales de 2010 el capital español estaba presente en 3.558 sociedades mexicanas. Los principales sectores por los que las empresas españolas se han interesado han sido los servicios financieros y seguros, con un 41,33% de la inversión total, el transporte y las comunicaciones (21,71%), la industria manufacturera (14,6%), los servicios profesionales (5,76%), la construcción (5,25%) y los servicios inmobiliarios y el comercio (menos de un 2%).

Estas fructíferas relaciones se deben, entre otras cuestiones, a la similitud entre sus culturas y al mismo idioma oficial. Existe también un alto grado de complementariedad entre las economías de ambos países: México demanda lo que España ofrece. Y además, para esta, México supone un punto de acceso al mercado hispano de EE UU, es decir, a más de 50 millones de personas con un poder de consumo cercano al billón de dólares.

México aún tiene retos por delante, como la seguridad ciudadana, la complejidad de los trámites burocráticos o la competencia en el mercado. Pero estas dificultades no impiden que sea una nación atractiva para las firmas internacionales.

Una inversión rentable para todos

Más de 3.600 empresas españolas han invertido en México en la última década, según la Secretaría de Economía, y más del 90% de las compañías españolas establecidas allí declaran haber aumentado sus ventas.

Grupo Financiero Santander México eligió este país en su proceso de internacionalización. Presente desde 1997, tras la adquisición del entonces Banco Mexicano y después de Banca Serafin, hoy cuenta con más de 9 millones de clientes y 1.100 oficinas con 12.500 empleados.

Abengoa llegó en 1979. En 2010 anunció la realización de la planta de cogeneración de energía más grande del país, en colaboración con General Electric, con el que poco después consolidó una relación, proyecto que en 2011 recibió el Premio a la Operación Energética Latinoamericana del Año y a la Operación Latinoamericana del Año.

Son solo dos ejemplos de las 20 empresas que exponen sus logros en la publicación de la Cátedra Nebrija Santander.