Durante la crisis, algo más de 350.000 nacionales dejaron España

Dos de cada tres españoles están dispuestos a irse al extranjero a trabajar

La falta de expectativas laborales en España ha disparado la cifra de quienes están dispuestos a marcharse del país. Seis de cada diez españoles, el 64% según una encuesta, afirma su intención de buscar oportunidades fuera. Desde que empezara la crisis, 350.000 ya lo han hecho, según el Censo Electoral de Españoles Residentes en el Extranjero.

Dos de cada tres españoles están dispuestos a irse al extranjero a trabajar
Dos de cada tres españoles están dispuestos a irse al extranjero a trabajar

La Alemania de Angela Merkel atrae. Como ocurriera en los años sesenta y setenta, el país germano sigue siendo el lugar donde más españoles sin trabajo se adentran en búsqueda de su segunda oportunidad. La ola migratoria, esta vez altamente cualificada, lejos de suavizarse, se acrecienta. Desde el estallido de la crisis, un total de 350.000 nacionales abandonaron España, según el Censo Electoral de Españoles Residentes en el Extranjero (CFRA).

Pero los datos podrían ir a más. Seis de cada diez españoles manifiestan, en una encuesta entre 3.000 personas de Adecco Professional e Infoempleo, su disposición a marcharse al exterior. Tras Alemania, Gran Bretaña, Estados Unidos y Francia se erigen como grandes focos de atracción.

Estos países aparecen los primeros de la lista de preferencias, incluso por delante de otros, como Suecia, Noruega, Finlandia, Canadá u Holanda, que ofrecen mejores condiciones laborales. Y mucho más que China, India, Brasil o Rusia, demandantes netos de mano de obra cualificada. El éxodo al extranjero resulta mucho más atractivo que el regional y entre las razones que esgrimen destacan las mejores oportunidades profesionales, la posibilidad de disfrutar de un mejor nivel de vida, la ampliación de la experiencia laboral y la adquisición de un idioma.

Perfiles

Por perfiles, los ingenieros y los sanitarios son los más reclamados. "En Alemania y Francia se exige mano de obra muy cualificada, especialmente ingenieros y con experiencia en el sector automovilístico, pero también perfiles sanitarios, médicos y enfermeros", añade Daniele Tramontin, director de Internacional de Adecco. Pero una de las cosas más novedosas es que estos trabajadores buscan un empleo fijo y el 48% afirma que no les importaría quedarse más de cinco años.

Por el contrario, en otras áreas del mundo de mayor crecimiento, este experto considera que todavía falta mucho para que estos focos de empleo acudan a las multinacionales del reclutamiento laboral para solicitar perfiles. "En Brasil, las multinacionales requieren muchos titulados, pero actúan a través de sus filiales en Europa para captarlos", argumenta Tramontin.

La entrada en un país extranjero a través de este tipo de empresas suele facilitar el aterrizaje del emigrante. En el caso de Raúl Ortega, un fisioterapeuta que trabaja actualmente en Marsella, el empuje vino por una de estas compañías. "Hay que tener en cuenta que cuando llegas no conoces nada y a mí me ayudaron, incluso, con el alquiler", advierte. Para conseguirlo basta con entrar en las páginas web de estas firmas, insertar el CV o dirigirse a alguna de las delegaciones que tienen en España.

Tampoco hay que desdeñar la posibilidad que ofrecen los colegios profesionales. Manuel Reguero, secretario general del Colegio de Geólogos de España, cuenta cómo suele haber convenios entre países para facilitar la salida al extranjero de trabajadores. "Actualmente tenemos un convenio marco con Canadá. Inscribirse exige un examen de ética y el procedimiento es algo complejo, pero merece la pena", insiste. En España, la gran demanda de geólogos como consecuencia del boom inmobiliario ha caído drásticamente. Existe un 16% de paro profesional y entre 300 y 400 desempleados buscan esa oportunidad. La formación se ha convertido en su baza.

"Como fisioterapeuta en Marsella cobro 1.600 euros al mes"

Con 23 años, Raúl Ortega, fisioterapeuta de Murcia, lleva viviendo ya seis meses en Marsella (Francia) y asegura que le gustaría quedarse, al menos, por un año más. "En España no existían demasiadas expectativas, así que no me lo pensé. Aquí cobro 1.600 euros al mes, mientras que mis compañeros que tuvieron la suerte de encontrar trabajo en Murcia reciben 1.000 euros mensuales".

Además, trabaja en un horario envidiable. De 8.30 de la mañana a 16.30 de la tarde. Recomienda esta experiencia a todos aquellos jóvenes españoles, titulados, que no tienen empleo en España. Pero no es tan fácil.

Ortega tuvo que demostrar un nivel 1 de francés y convalidar su título. "En España no te ponen problemas, pero en Francia tienes que pasar por muchos tribunales", advierte.

"Los geólogos estamos muy bien pagados en Chile"

Aprovechando el boom minero que existe en todo el mundo, el geólogo Raúl Sanabria no se lo pensó. "Acabé la carrera y estuve trabajando en Francia, Kenia, Argelia, Marruecos, entre otros países. Es una buena forma de adquirir formación".

Al final ha recabado en Chile. "Aquí los geólogos estamos muy bien pagados", explica. El sueldo medio de un geólogo con experiencia en este país se sitúa en los 60.000 euros al año.

También Estados Unidos realiza ofertas interesantes para esta profesión "aunque es más difícil emigrar". Australia, África y Canadá, por el contrario, también son países que cuentan con una alta demanda de puestos para geólogos e ingenieros de minas. El país americano dispone, incluso, de un programa de emigración para geólogos.

"El idioma local es una barrera importante"

Los yacimientos de empleo en Europa pueden estar al alcance no solo de titulados universitarios sino también de oficiales. "En Noruega, por ejemplo, se desconoce la crisis. Hay demanda de carpinteros, encofradores, fontaneros, además de ingenieros, químicos, pero el idioma local es una barrera importante", asegura Daniele Tramontin, director internacional de Adecco España.

Por eso, recomienda a quienes hayan decidido coger el petate que primero estudien bien el idioma y mejoren su inglés. "Con el inglés ya se abren muchas puertas", sentencia.

Noruega se ha convertido en un país demandante neto de empleo mediterráneo. "Les encanta tener un trato cercano con el trabajador, y el español presenta un perfil más valorado que, por ejemplo, el polaco".

Movilidad nacional

El 62% de los consultados por Adecco también se muestran favorables a dejar su provincia si a cambio le ofrecen un empleo. Esta afirmación cuestiona la escasa movilidad que tradicionalmente ha caracterizado el mercado español y abre nuevas oportunidades.