Formación continua de los trabajadores

Las empresas no agotan sus fondos de formación

Dejan sin gastar el 27% del dinero que les corresponde

La formación continua de los trabajadores a lo largo de toda su vida laboral es, sin duda, uno de los principales elementos que dotan de valor añadido al mercado laboral. Sin embargo, las empresas españolas no parecen confiar del todo en este axioma.

Según el último balance de la Fundación Tripartita para la Formación en el Empleo, órgano que gestiona los planes de formación continua de las empresas, los ocupados y los desempleados, en 2011 las empresas solo dispusieron del 73% del crédito que les corr a para financiar la formación de sus trabajadores con cargo a las bonificaciones de las cuotas que pagan a la Seguridad Social por este concepto. En concreto, las cifras oficiales calculan que las compañías disponían de un crédito total de 763,77 millones de euros para la formación continua de sus empleados y solo gastaron 561 millones de euros, con lo que el 27,3% de este presupuesto se quedó sin gastar.

Las últimas reformas del modelo de financiación de estos programas formativos han estado orientadas a facilitar su utilización por las empresas, sobre todo por las pequeñas y medianas. Pero, a la luz de los resultados citados, el actual sistema tampoco parece el óptimo.

Si bien es cierto que 2011 fue el mejor ejercicio en cuestión de aprovechamiento de los fondos formativos desde que empezó la crisis en 2008, cuando las empresas solo gastaron el 68% de los fondos a los que podían acceder.

Esto no quiere decir que exista un fondo de dinero sin gastar acumulándose, sino que las empresas podrían disponer de cierto dinero trasformando lo invertido en formación en bonificaciones de las cotizaciones y no lo hacen en su totalidad.

Este balance también pone de manifiesto el bajo porcentaje de empresas que de dan formación a sus trabajadores: solo 432.182, lo que supone el 29% del total de compañías inscritas en la Seguridad Social.

Pero, además, existe una fuerte brecha en función del tamaño de las empresas. El pasado año solo una de cada cuatro micropymes (de 1 a 9 trabajadores) financió algún curso formativo a sus empleados mediante el sistema público de bonificaciones; mientras que el 58% de las pymes (de 10 a 249 trabajadores) y el 90% de las grandes empresas (de más de 250 empleados formó a parte de su plantilla.

Cursos bonificados

En cuanto a la cantidad de trabajadores formados es aún menor. El pasado ejercicio fueron 2,9 millones los asalariados que participaron en cursos del sistema de bonificaciones, el 25,5% del total de asalariados del sector privado medidos por la Encuesta de Población Activa (EPA). Tampoco es un porcentaje alto pero ha aumentado considerablemente desde 2008, cuando solo el 14% de los asalariados del sector privado recibía este tipo de cursos.

El tiempo medio de formación que reciben los empleados con cargo al sistema de bonificaciones es de 27 horas. El formato más común es la formación a distancia, seguida de la teleformación, y, finalmente, la presencial y la mixta entre las modalidades anteriores. Los contenidos formativos con más participantes fueron, por este orden, la prevención de riesgos, la gestión de recursos humanos, los idiomas y la informática, según la Fundación Tripartita para la Formación en el Empleo.

Más números rojos en la Fundación Tripartita

La Fundación Tripartita para la Formación en el Empleo -en la que están presentes el Gobierno, los sindicatos y la patronal- registró unas pérdidas de 74.920 euros en 2011, lo que supuso un incremento del 59,6% respecto a los números rojos que tuvo en 2010 (46.933 euros), según las cuentas anuales del organismo publicadas este miércoles en el Boletín Oficial del Estado (BOE).

Los ingresos de la entidad por la actividad propia en 2011 se situaron en 32,30 millones de euros, frente a los 35,22 millones del ejercicio precedente.

El saldo negativo en sus cuentas no ha podido evitarse a pesar de que los recortes en los costes de personal también llegaron a este organismo. El pasado ejercicio el coste de su plantilla representó 18,2 millones de euros, por debajo de los 19.775.804 millones del año 2010.

En este sentido, cabe destacar que el personal de la Fundación se redujo en 18 personas, al pasar de 403 en 2010 a 385 en 2011.

El patrimonio total neto de la Fundación Tripartita se redujo un 8,4% en 2011, hasta los 2,58 millones de euros. En concreto, las subvenciones se situaron en 2,53 millones, un 6,1% menos.

Por otra parte, la Fundación Tripartita acaba de hacer pública en el BOE del pasado 11 de agosto la convocatoria de las subvenciones para los planes de formación de carácter estatal para el presente año 2012, dirigidas prioritariamente a personas ocupadas, aunque también los desempleados pueden optar a ellas.

La cifra

1.431 millones fueron los fondos para formación continua en 2011. A las bonificaciones se sumaron 872 millones de ayudas estatales y autonómicas.