Bruselas "toma nota" de la queja

Argentina denuncia a la UE ante la OMC por las restricciones de España al biodiésel

La Unión Europea muestra su disposición a participar "de buena fe en las consultas, que espera que sean fructíferas" para zanjar el litigio.

Cristina Fernández de Kirchner, presidenta de Argentina, durante una intervención en la ONU
Cristina Fernández de Kirchner, presidenta de Argentina, durante una intervención en la ONU

El Gobierno argentino ha presentado a la Organización Mundial del Comercio (OMC) una reclamación contra la Unión Europea a raíz de las restricciones impuestas por España a las importaciones de biodiésel procedente de Argentina, según ha confirmado la institución internacional.

"Argentina ha notificado a la OMC una petición de consultas con la UE sobre las restricciones españolas a las importaciones de biodiésel de Argentina", indicó la organización dirigida por Pascal Lamy.

En este sentido, el país austral acusa a España de aplicar desde el pasado mes de abril una regulación que discrimina el biodiésel producido en Argentina en favor de los originarios de la UE, lo que "dejaría fuera del mercado al producto argentino".

"Argentina reclama que el pasado mes de abril entró en vigor en España una regulación que discrimina efectivamente las importaciones de biodiésel de Argentina en favor de aquellos producidos en la UE", señala la queja presentada por el Ejecutivo encabezado por Cristina Fernández de Kirchner.

"La UE toma nota de la decisión de Argentina de reclamar consultas en la OMC sobre la orden ministerial española del 20 de abril de 2012", ha sido la contestación del portavoz de Comercio de la Comisión Europea, John Clancy. El portavoz ha subrayado la disposición de la UE de participar "de buena fe en consultas" en el marco del organismo internacional para resolver la disputa, que espera que sean "fructíferas" y ha confirmado que permanecen "en estrecho contacto" tanto con las autoridades españolas como con las argentinas sobre esta cuestión.

"Nos implicaremos de buena fe en consultas, que esperamos que sean fructíferas. Estamos en estrecho contacto con las autoridades españolas y argentinas sobre esta cuestión", ha explicado el portavoz comunitario.

Fuentes del Ejecutivo comunitario han explicado que el decreto español del 20 de abril fue remitido a Bruselas este verano en respuesta a la obligación de transponer la directiva europea sobre energías renovables de 2009 cuyo objetivo es "proteger el medio ambiente aumentando la utilización de las energías renovables para cumplir los objetivos definidos a nivel nacional y contribuir a la seguridad del suministro de energía y de los productos energéticos".

"La UE cree que la persecución de estos objetivos está en línea con las normas de la OMC", han explicado las mismas fuentes comunitarias, que han confirmado que "la Comisión está actualmente analizando" la transposición de la norma española de la directiva.

La orden ministerial aprobada por el Ministerio de Industria, Energía y Turismo asigna a las plantas españolas y comunitarias cantidades de producción de biodiésel, de forma que solo el producto objeto de esta asignación podrá ser tenido en cuenta a la hora de cumplir lo objetivos 'verdes' de la UE para 2011 y 2012 sobre implantación de estos biocombustibles, lo que limitará en la práctica la entrada del producto refinado procedente de Argentina.

La decisión del Gobierno español de limitar las importaciones de biodiésel argentino se tomó en respuesta a la polémica expropiación por el Ejecutivo de Buenos Aires del 51% de YPF, filial de Repsol.