El documento señala que el testimonio de Bob Diamond fue selectivo

El exconsejero delegado de Barclays, decepcionado con el informe sobre escándalo del líbor

El exconsejero delegado de Barclays, Bob Diamond, ha mostrado hoy su "decepción" ante el contenido de un informe parlamentario en el que se sugiere que fue "selectivo" al testificar el pasado mes por el escándalo de manipulación del líbor.

Un documento elaborado por un comité parlamentario del Tesoro británico, divulgado hoy, pide que se lleven a cabo "cambios urgentes" en la manera en que se gestionan y regulan los bancos para restaurar la confianza pública y de los mercados tras el escándalo de la manipulación del líbor.

Ese escándalo se desató cuando Barclays fue multado el 27 de junio por el regulador británico y el estadounidense con 290 millones de libras (360 millones de euros) por falsear el líbor-tipo de interés interbancario que se fija en Londres- y su equivalente europeo, Euribor, entre 2005 y 2009, para su beneficio económico o para proyectar solvencia durante la crisis crediticia.

En el citado documento, los parlamentarios afirman también que no creyeron el testimonio prestado ante el Parlamento el pasado 4 de julio por Bob Diamond, que había dimitido un día antes de explicarse ante los diputados.

En esa declaración ante la Cámara de los Comunes, el banquero señaló que hasta ese mes no se había enterado de que en Barclays se manipulaba el líbor, pese a reconocer que había dudas dentro del sector bancario sobre la fiabilidad de esa tasa.

El estadounidense, uno de los banqueros más ricos del mundo, dimitió ante las presiones políticas y de los accionistas para que dejara el banco tras hacerse público el escándalo.

El citado comité indicó en el informe divulgado hoy que el testimonio de Diamond "a veces selectivo, no llegó al nivel que espera el Parlamento, particularmente viniendo de testigos con experiencia".

En respuesta, Diamond se mostró hoy "decepcionado" con algunas afirmaciones de ese documento y "en desacuerdo" con varias partes del informe.

En un comunicado que recogen hoy los medios británicos, el norteamericano explicó que respondió a cada pregunta que se le formuló "con sinceridad" y "en base a la información que tenía disponible".

"Rechazo de forma categórica cualquier insinuación sobre lo contrario", agregó.

Diamond también se mostró enojado con respecto a los ataques hacia "la cultura" del Barclays, "una de las únicas grandes instituciones financieras del Reino Unido que no necesitó ser rescatada por el Gobierno británico, una institución tremenda con más de 300 años de tradición de apoyo al crecimiento económico y a las comunidades en las que vivimos y trabajamos".

También reconoció que "no hay duda de que el comportamiento de un pequeño grupo de personas relacionadas con la manipulación del líbor fue censurable y no acorde con los altos estándares de Barclays".

"Al mismo tiempo hay que recordar que asuntos más amplios relacionados con el líbor han sido objeto de discusión entre los reguladores durante años y no se puede discutir que Barclays ha sido siempre agresivo en su investigación del asunto y en su cooperación con las autoridades pertinentes", observó. EFECOM