Se lanzará en los próximos meses

Las grandes cadenas de distribución en EE UU pondrán en marcha su propia plataforma de pago por móvil

Una docena de las grandes cadenas de establecimientos estadounidenses, como los supermercados Walmart o los almacenes Target, anunciaron hoy la creación de su propia plataforma de pagos por teléfono móvil para competir con iniciativas similares de firmas como Google.

El grupo, que incluye a las tiendas 7-Eleven, la cadena de electrónica BestBuy, las farmacias CVS o los supermercados Publix, formaron el Merchant Customer Exchange (MCX), que lanzará su propia tecnología para permitir que los clientes de esos establecimientos que realicen el pago en sus cajas con celulares.

Esa tecnología se desarrolla en estos momentos, según un comunicado emitido por todas las firmas, en el que sólo se detalla que su lanzamiento será en "los próximos meses".

"MCX aprovechará la tecnología móvil para ofrecer a los consumidores una experiencia en sus compras más rápida y conveniente, mientras al mismo tiempo elimina costes innecesarios para todas las partes", expresó en el comunicado uno de los vicepresidentes de Walmart, Mike Cook.

El grupo, en el que también figuran cadenas de restauración y de gasolineras, considera que está "cualificado de manera única" para ofrecer las mejores soluciones de pago a los consumidores, por delante de firmas ajenas en origen al sector que han desarrollado ya aplicaciones de pago por móvil.

La tecnología que MCX quiere desarrollar será "más conveniente y eficiente" que las ofertas actuales, según afirma el grupo, y compatibilizará el pago con los terminales del teléfono con ofertas y promociones que aparecerán en los aparatos.

Además de las marcas mencionadas, MCX cuenta con el respaldo de Alon Brands, Darden Restaurants, HMSHost, Hy-Vee, Lowe's, Sears Holdings, Shell Oil Products US y Sunoco.

Todas las firmas tienen como clientes a los propietarios "de casi todos los teléfonos inteligentes en Estados Unidos", y registran ventas conjuntas de alrededor de un billón de dólares, según el mismo comunicado.

Con esa iniciativa, las grandes cadenas quieren plantar cara a ofertas de empresas ajenas al sector, como Google, que lanzó en septiembre de 2011 Google Wallet, una herramienta que permite pagar compras directamente a través de la tecnología inalámbrica NFC, o Isis, tecnología respaldada por las grandes operadoras del país.